Niall llegó a su escuela y lo aislaron de sus compañeros por su corte de pelo, pues “no estaba en línea con las reglas de la escuela”. Su madre lo defiende apuntando que fue un error con la máquina de afeitar.

Hemos visto varios casos de pequeños que han tenido problemas para entrar a sus escuelas por sus apariencias. Desde un adolescente que fue aislado de sus compañeros por tener el cabello pintado, ahora un nuevo caso se suma a estas estrictas normas de algunas instituciones.

Niall Clews, de 12 años, estaba luchando con sus rizos cuando su madre, Hannah Clews, decidió sacar las tijeras y comenzar a cortar el cabello de su hijo. Sin embargo, un error de cálculos lo dejó con el cabello un tanto más corto y eso causó profunda molestia en su escuela. Tanto así, que no lo dejaron participar de sus clases. 

Tristan Potter

Con las peluquerías cerradas debido a la pandemia por coronavirus, esta madre hizo lo mejor que pudo para cortarle el cabello a su hijo y con ayuda de tijeras y una máquina de afeitar comenzó a rebajar sus rulos.

Sin embargo, una semana después, Niall fue acusado por su escuela de tener el pelo “demasiado corto” y no estaba en línea con las reglas de la escuela. Por eso, no podía asistir a clases y debía ser puesto en aislamiento. 

Hannah Clews

Según cuenta su madre,  desde que en su escuela no les pareció su cabello, Niall “está en una habitación de aislamiento todo el día, incluido el almuerzo, y no puede salir a tomar aire fresco. Tampoco obtiene el lado práctico de sus lecciones, ya que debe estar en línea. ¡Algo que ya ha hecho todo el año!”.

Hoy Hannah, madre de Niall, está furiosa por ver el aislamiento al que su hijo fue sometido solamente por un error en su corte de cabello: “No soy barbero, solo corté los lados para que pareciera elegante y ordenado para la escuela, ya que él se estaba molestando con eso”.

Tristan Potter

Si bien su madre está consciente de que está en contra de la política de la escuela, espera que entiendan que se trató de un error y no por eso deben aislar a su hijo de sus compañeros y sus clases. 

Desde la escuela secundaria St Michael’s Church de Inglaterra se negaron a comentar sobre la situación, y solo podemos encontrar en su sección “uniforme”, información sobre sus políticas: “La escuela secundaria St Michael’s Church de Inglaterra insiste en altos estándares de uniforme”.

Tristan Potter

Por su parte, la madre no se quedó de manos cruzadas y se ha acercado al gobierno y organizaciones benéficas de salud mental para niños, para presionar a las escuelas a preocuparse de las consecuencias relacionadas con la falta de interacción social que los niños han tenido durante la educación en el hogar.

Hoy Niall quiere estar con sus compañeros y su cabello no debería ser impedimento…

Puede interesarte