Por Antonio Rosselot
15 septiembre, 2021

Jack McGeoch (Escocia), de 9 años de edad, terminó sin su apéndice, intestino delgado y 30 centímetros de intestino grueso por culpa de este desafío, el cual había visto replicado en TikTok. “Tiene suerte de estar vivo”, dijo aliviada su madre.

Sí, TikTok es muy entretenido y todo, pero a la vez es una plataforma para que la estupidez de algunas personas llegue a la gente menos indicada de todas. Dicho esto, les contaremos sobre el triste caso de un niño de nueve años que terminó grave después de hacer uno de los famosos retos de esta red social.

Jack McGeoch, oriundo de Stirling (Escocia), comenzó a vomitar y sufrir un fuerte dolor abdominal en su casa y fue llevado por su madre al hospital, donde le hicieron los exámenes de rigor. Carolann, su madre, dijo que un ultrasonido determinó que “algo estaba tapando su intestino”.

FB: BorestoneParents

Y ese fue el minuto en que Jack confesó que se había tragado un número importante de pequeñas bolas magnéticas. Resulta que si bien no se sabe cuál es el objetivo del reto, varios adolescentes de la edad del chico comenzaron a ponerse estas bolas dentro de la boca para crear la ilusión de un piercing en la boca o la lengua, a modo de reto en la aplicación.

Lo que Jack no sabía era que tragarse estos imanes podía significar un real peligro de muerte, tal como contó su madre al Daily Mail: la fuerza que hacen es tan intensa que pueden destruir las paredes del intestino y causar sangramiento interno.

“Me explicaron que el daño que estos imanes pueden causar es tan extremo, que Jack podría no lograrlo. Entre ríos de lágrimas tuve que autorizar la operación y reconocer que  podía pasar cualquier cosa”.

—Carolann, madre de Jack, al Daily Mail

FB: BorestoneParents

En una operación que duró cuatro horas, los médicos debieron quitar el apéndice, intestino delgado y 30 centímetros del intestino grueso de Jack, “todo por culpa de esos imanes tontos”, dijo su madre.

A cinco días de haberse operado, Jack sigue sin poder comer sólidos, caminar sin asistencia y su ánimo ha decrecido notoriamente.

“Jack tiene suerte de estar vivo, pero si su experiencia puede prevenir que otros chicos pasen por lo mismo, haré todo lo posible por difundir esto (…) estos pequeños imanes pueden matar. Muy fácilmente. La vida de Jack cambió para siempre, hagamos que los demás no tengan que pasar por lo mismo”.

—Carolann, madre de Jack, al Daily Mail

Popular Science

La verdad no sabemos qué decir al respeto, más que remarcar la tontera de la gente que decide participar en estos ritos y viralizarlos aún más. Lo peor es que niños inocentes como Jack son los que salen más perjudicados…

Puede interesarte