Por Lucas Rodríguez
7 diciembre, 2020

“Un día estábamos sentados en el sofá y me dijo: no sé quién eres, pero sé que te quiero”, Camre Curto sufrió de amnesia tras complicaciones en su parto, pero Steve se sirvió de su pluma para volver a enamorarla día tras día.

La razón por la que las personas sacan fotos, escriben canciones o incluso, componen versos sobre las cosas que ya pasaron, es todo por el miedo a olvidar los recuerdos de las cosas más bellas que nos ocurrieron en nuestras vidas. Los momentos especiales, esos que ocurren muy de vez en cuando, o incluso, una sola vez en la vida, merecen que les demos no solo toda nuestra atención, sino que también los honremos con cosas que nos sirvan para recordarlos mejor. 

Por esto es que una de las cosas más crueles que le puede ocurrir a una persona, es sufrir un accidente que le ocasione una pérdida de memoria. Tristemente, eso es exactamente lo que le ocurrió a Camre Curto, una mujer de Michigan, Estados Unidos. 

Steve Curto

Un poco después de una fastuosa e inolvidable ceremonia de matrimonio, ocurrido en el borde de un lago, Camre y su Marido Steve se convirtieron en padres de su primer hijo. Desgraciadamente, este nació prematuro, por lo que el parto fue complicado y algo difícil.

Steve Curto

El bebé nació bien: su tiempo en la incubadora lo ayudó a recuperar lo que le faltó por desarrollarse dentro del vientre. Fue Camre quien sufrió los mayores daños. La joven madre tuvo que hacer frente a contracciones muy intensas, que terminaron por ocasionarle un daño neurológico. Esto a su vez le ocasionó una pérdida de memoria de corte plazo.

Camre se encontró con que sufría de amnesia. Lo más cruel de todo, era que la parte que no recordaba, era la de su boda y embarazo.

Steve Curto

Para ayudarla con esta condición (el diagnóstico médico fue que Camre tendrá muchos problemas para recordar desde ese momento en adelante), Steve decidió escribir un libro sobre su relación. Puso especial énfasis en la boda y gestación, las partes que su esposa olvidó:

“Aunque no sabe quién soy, sabe que me ama. Esto es todo lo que necesito. Eso es todo lo que necesitaba escuchar.”

–Steve Curto para BBC en portugués

Steve Curto

Esta bella historia nos hace reflexionar sobre dónde está realmente la capacidad para sentir amor y afecto. Uno podría creer que es en el cerebro, donde guardamos toda la información de las citas, cortejos e historias que pasamos juntos. Pero la historia de Camre y Steve nos dicen algo distinto: que es en nuestro interior donde alojamos esa certeza de que esta persona, es para nosotros. 

 

Puede interesarte