Por Florencia Lara
14 junio, 2022

Alan y Kelly McKenna participaron en el programa “12-Year-Shopholic”, donde confesaron la adicción de su hija mayor, Chase, por los atuendos de diseñador y que ellos están dispuestos en cumplir su capricho a pesar de no tener ahorros.

Muchos son las parejas, que piensan que ser buenos padres significa educar a sus hijos, darles de comer, y criarlos con muchísimo amor. Pero, para Alan y Kelly, ser buenos progenitores es sinónimo de solo comprarles a sus hijos ropa de diseñador y accesorios de lujo.

Red House Television

Alan y Kelly McKenna, una pareja originaria de Bexley, Inglaterra, son flamantes padres de tres retoños: Reece, McKenzie y Chase. En 2014, la familia decidió exponer su vida privada por medio de un reality show llamado “12-Year-Shopholic”, en el cual confesaron su gran problema: Su hija mayor era adicta a la ropa de diseñador.

El problema, no era realmente que Chase, la primogénita, solo quisiera vestir de Gucci y no usar marcas de retail baratas. El verdadero rollo, es que sus mismos padres la consentían comprándole prendas de diseñador, solo porque así pensaban que estaban haciendo un buen trabajo como progenitores.

Red House Television

“Tenía a mis hijos pequeños y sentí que si los vestía con prendas de diseñador, la gente pensaría que estaba haciendo un buen trabajo. En el momento en que nacieron, todos llevaban ropa de diseñador. Quería que mis hijos se viera bien”.

Kelly McKenna en 12-Year-Shopholic.

El mal de Chase, se generó gracias el empuje de sus mismos papás. La pareja fue la que decidió desde temprana edad vestir a sus hijos solo con prendas de diseñadores importantes, y camisetas de 480 dólares, haciéndolos pensar que eso los haría merecedores de un premio por buena crianza.

El verdadero problema, es que Alan y Kelly ocupaban dinero que no tenían para satisfacer el capricho de comprar ropa lujosa. Incluso, la pareja se quedó sin ahorros en su cuenta bancaria, solo para consentir el deseo de Chase y sus hermanos menores de tener atuendos de última moda.

Red House Television

“Somos una m**rda con el dinero, no tenemos ahorros, vivimos todos los días tal y como está. Podríamos tener muchas deudas y todavía podría irme a la cama y dormir tranquila. Cosas así no me preocupan (…)  La gente me dice ‘No tienes alfombra, pero tus hijos corren y juegan mientras visten ropa de Lacoste'”.

Kelly McKenna en 12-Year-Shopholic.

Claramente, como a Kelly no le interesa no tener ahorros, no ha tenido problemas tampoco en seguir cumpliendo los deseos de Chase. De hecho, la misma mujer declaró que la niña de 12 años, “manipula con su dedo meñique” a su padre con tal de conseguir los atuendos que desea.

Red House Television

A pesar de que pasaron 8 años desde que los McKenna expusieron sus problemas financieros, no se sabe si hoy en dupla lograron controlar su impulsividad por ropa de diseñador, o finalmente quedaron en la bancarrota por las deudas. ¿Qué piensas que fue de ellos?

Puede interesarte