Por Catalina Maldonado
25 noviembre, 2021

A pesar de su complejo estado de salud producto de un derrame cerebral, su nieta no dudó en incluirla en esta importante celebración y con una serie de imágenes, lograron capturar el emotivo momento al verla vestida de novia.

Casarse es uno de los hitos más importantes en la vida de una persona, siendo el símbolo de unión más importante y una prueba de amor enorme que, muchos esperan, dure para siempre. Por eso es que se celebra con los seres más queridos, pues queremos que todos aquellos compartan y te deseen la mayor de las alegrías.

El problema se presenta cuando alguna de esas personas tan importantes en tu vida no tiene la oportunidad de asistir, aunque claro, siempre se puede hacer algo para hacerla parte de todas formas.

Este es el caso de Bethany Boykin, una mujer de Estados Unidos, que tenía muy claro que la primera mirada que quería sobre su traje de novia y compartiera la alegría de su boda, era su abuela.

Taylor Dail Photography

Honey —como le decían a su amada abuela— había sufrido un derrame cerebral en julio y la boda de Bethany no era hasta noviembre. Sabiendo que no tenían mucho tiempo a su favor, esta novia puso manos a la obra para lograr que su abuelita fuera testigo de su día tan especial a través de una visita.

Moviendo todas sus cartas, Bethany se dirigió con su amiga fotógrafa Taylor Dail, hacía el lugar donde estaba internada su abuelita y lograr capturar un momento realmente importante para ambas: la primera vez que la vio vestida de novia.

Taylor Dail Photography

“Dejé inmediatamente todo lo que estaba haciendo y lo hice funcionar”, dijo Taylor Dail, propietaria de Taylor Dail Photography y amiga de Bethany. Aunque el proceso fue un tanto complicado por el tiempo que tenían, se pudo concretar el encuentro entre la novia y su abuela. “No había ojos secos en la habitación, ni siquiera yo”, dijo la fotógrafa.

Por su parte, Bethany contó que “cuando abrió los ojos, la primera foto que Taylor tomó fue de ella, y dijo ‘es tan hermosa'”. Le dijo lo hermosa estaba todo el tiempo y se alegraba cada vez que la veía, continuó diciendo su nieta.

Taylor Dail Photography

“De mis 25 años, ese es mi recuerdo favorito que tendré en general, especialmente con ella”, agregó. “Cuando mis hijos crezcan, podrán mirar hacia atrás y ver el aprecio que tenía por mi abuela y, con suerte, mis hijos sentirán el mismo aprecio por su abuela”.

Taylor Dail Photography

Tras estas hermosas capturas, finalmente Honey falleció solo ocho días después de la sesión. Fue el momento justo y preciso para cumplir un último deseo de esta abuelita.

¡Historias que emocionan!

Puede interesarte