Por Catalina Maldonado
1 septiembre, 2020

Con un ministro civil, testigos, flores y muchos peces rodeándolos, es como esta pareja cubana contrajo matrimonio en las hermosas aguas de Playa Coral, ubicada entre Matanzas y Varadero.

Si bien para muchos su sueño sea casarse a orillas de playa y disfrutar de la brisa marina mientras viven uno de los días más importantes de sus vidas, lo cierto es que en gustos no hay nada escrito y una pareja de novios en Cuba no ansiaba nada más en el mundo que casarse bajo el agua. Así como lo lees, bajo el agua.

Con equipos de snorkel, instructores e invitados, la ceremonia de los novios se realizó bajo las cristalinas aguas de la Playa Coral ubicada cerca de la ciudad de Matanzas. Un escenario perfecto para contraer matrimonio y eso lo prueban las impresionantes fotos del momento.

Facebook Alfredo Contreras

Alejandro y Dina fueron los afortunados novios que – con todo esto de la pandemia – de igual forma pudieron celebrar su unión el pasado 19 de agosto. Allí recibieron a un grupo de amigos y por supuesto a expertos de la cámara submarina, con una mirada sensible y sumo respeto por la naturaleza acuática.

Facebook Alfredo Contreras

Si bien el matrimonio fue lo más fuera de lo común que quizás hayamos visto, se cumplieron con todos los rituales que se hacen en uno “normal”. Por ejemplo, dentro del agua también asistió el ministro que los casó, hubo pastel de bodas, champaña para celebrar y hasta sellaron su amor con un beso.

Facebook Alfredo Contreras

Lo que nos imaginamos sumamente complicado, debe haber sido llevar el tradicional vestido de novia al fondo del mar. Nadar con un traje de este estilo sin pasar un contratiempo debe ser prácticamente un arte y además hay que sumarle a la concentración que demanda la actividad de buceo.

Facebook Alfredo Contreras

Lo más especial, es que el padre del novio, Alfredo Contreras, es un destacado instructor de buceo, que ha conducido a su familia en el respeto y el amor al mar desde tempranas edades. Todos tienen experiencia bajo el mar y él mismo ha realizado otros eventos en los fondos marinos.

Facebook Alfredo Contreras

Actualmente la Playa Coral, donde los novios sellaron su unión, es una zona tranquila y se calcula que está habitada por más de 50 especies de peces de diversos colores, diferentes tipos de esponjas, crustáceos, corales y muchos otros organismos marinos.

Fue una boda donde se respetó mucho a la naturaleza viva bajo el mar, e incluso los buzos que tomaron parte de esta boda acompañando a los novios, tienen amplia experiencia profesional y colaboran en distintos proyectos de protección de los corales en Cuba.

Facebook Alfredo Contreras

Una boda que no deja de sorprendernos. Quizás sería divertido tener la tuya bajo el mar después de todo.

Puede interesarte