Por Camilo Morales
18 febrero, 2021

Se realizó un estudio en el que ser reveló que una de cada 12 jóvenes faltaba a la escuela en su día de menstruación, ya sea por vergüenza, falta de artículos o falta de conocimiento. La primera ministra Jacinda Ardern, decidió ayudarlas.

Muchas veces la menstruación ha sido vista por los estereotipos de algunas sociedades como un tema “tabú”. Además de eso, hay mujeres que tienen obstáculos a la hora de adquirir estos artículos de higiene femenina, como tampones, toallitas o copas menstruales, sobretodo cuando son adolescentes y no existe tanta información. 

Este problema fue identificado por el gobierno de Nueva Zelanda, encabezado por la primera ministra, Jacinda Ardern, del cual surgió un programa piloto para ayudar al acceso de productos de higiene femenina para las jóvenes de ese país.

AP

Según informó The Guardian, el programa dará facilidades para que 3.200 jóvenes de 15 escuelas de la región puedan adquirir éstos artículos de forma gratuita. “Queremos ver una mejor participación, aprendizaje y comportamiento, menos jóvenes que faltan a la escuela debido a su menstruación y menos dificultades financieras entre las familias de los estudiantes participantes“, explicó la primera ministra.

Pixabay

Además, se realizó un estudio en el que ser reveló que una de cada 12 jóvenes faltaba a la escuela en su día de menstruación, ya sea por vergüenza, falta de artículos o poca información.

1 News

Sobre esos obstáculos, la ministra de la Mujer, Jan Tinetti, explicó que muchas jóvenes sienten temor o vergüenza al momento de ir a las escuelas durante sus días de período porque había falta de conocimiento y a veces se sentían “atrapadas” por no tener los productos correctos.

Pixabay

Por su parte, Ardern especificó que “casi 95,000 jóvenes de nueve a 18 años pueden quedarse en casa durante sus períodos debido a que no pueden pagar los productos del período“.

Pixabay

Una ONG local, que se dedica a suministrar productos sanitarios y de higiene a escuelas, llamada Dignity, también se hizo parte de la propuesta. Su cofundadora, Miranda Hitchings, explicó a The Guardian que “para los estudiantes, la falta de acceso a los productos de la época no solo exacerba los sentimientos de vergüenza y una carga financiera de género, sino que ha demostrado aumentar el ausentismo“.

La idea fue creada por la misma Ardern, quien está en el cargo desde 2017.

Puede interesarte