Por Luis Aranguren
13 octubre, 2020

Una vida de excesos la llevó a engordar mucho. Un día decidió cambiar eso y con esfuerzo, lo logró.

En ocasiones nos ocupamos de todo lo que nos rodea y perdemos la vista en lo más importante: Nosotros mismos. Y es cuando caemos al fondo del abismo que nos damos cuenta de que solo nos queda subir, generar un cambio en nuestras vidas positivo.

Así fue para Shelley Bishop, de 29 años quien tras un estilo de vida algo descuidado –el cual incluía una mala dieta y falta de ejercicio– subió hasta los 110 kilogramos.

Instagram / Shelley Bishop

Pero en 2018 supo que debía cambiar, por suerte un gimnasio abrió a un lado de su edificio y supo que era la oportunidad perfecta. Quería abandonar la pizza, pasta y las hamburguesas que comía cada día.

Al no tener quien la entrenara, empezó a investigar a través de videos en línea y observando lo que otros hacían en el gimnasio.

“En ese momento trabajaba en la industria de la música en Sydney y mi estilo de vida consistía principalmente en trabajar hasta altas horas de la noche, comía todo lo que podía, siempre que podía y no era nada saludable”.

–Shelley Bishop dijo aDaily Mail

Al comienzo cambiar su estilo de vida fue desafiante, para nada fácil pues era mucho peso lo que tenía que bajar. Sin embargo, ella no planeaba rendirse, pues no se iba a detener hasta llegar a tener el cuerpo que en su mente era el ideal.

Su rutina de ejercicios consistía en sesiones de entrenamiento para la parte superior e inferior de su cuerpo. Los primeros 8 meses fueron los más fáciles según ella, vio cómo la grasa se convertía en músculo y eso le alegraba.

Instagram / Shelley Bishop

Fue así como de forma natural, solo haciendo ejercicios y comiendo bien, perdió 30 kilogramos. Nada fácil, ¿cierto?

Instagram / Shelley Bishop

Una vez estuvo en ese punto, no quería detenerse por lo que buscó un nutricionista que le dijo de qué manera tenía que comer para estar en su mejor forma. De inmediato comenzó a notar los cambios, se sentía llena de energía para su entrenamiento.

Sus actividades en el gimnasio eran las siguientes:

Parte inferior del cuerpo (con mancuernas / pesas rusas)

Estocadas caminando – 4 x 20
Sentadilla cáliz – 4 x 16
Elevación de pantorrillas – 4 x 20
RDL – 4 x 12
Sentadilla búlgara dividida – 4 x 12

Parte superior del cuerpo (con mancuernas / máquina)

Prensa de hombros – 4 x 12
Curl de martillo de bíceps – 4 x 16
Elevación lateral – 4 x 16
Contragolpe de tríceps – 4 x 10
Fila doblada – 4 x 12

Shelley es un ejemplo para todos los que hemos subido de peso en la cuarentena, deberíamos aprovechar su ejemplo y llegar a nuestro máximo nivel. Ahora no solo es más fuerte, sino que come más sano y no permite que el peso sea un problema.

Instagram / Shelley Bishop

Por supuesto siempre que puede se come su hamburguesa, pero ya eso dejó de ser su comida de cada día.

Puede interesarte