Por Catalina Maldonado
15 junio, 2022

Olive Chiemerie asistiría a la boda de su prima, y si bien se consideraba casi una hermana para ella, la novia no quiso elegirla como dama de honor por su físico. “Ella quería chicas delgadas y de piel clara. Quedé atónita”, dijo la joven. 

La familia está para quererse, apoyarse y aceptarse sea como sea, y es que no deben existir cuestionamientos entre ellos, y menos cuando se trata de cosas físicas, pues no sabemos cómo se sentirá la otra persona con comentarios negativos.

Así le ocurrió a Olive Chiemerie, una joven de Nigeria que fue excluida de la boda de su prima simplemente por su peso, pues la novia quería damas de honor que fuera delgadas, e incluso, que tuvieran la piel clara. 

Olive Chiemerie

“Por contexto, esta prima y yo somos hijos únicos, pero crecimos en la misma casa, criados por su madre, mi padre, nuestra otra tía y nuestra abuela”, dijo Olive a BuzzFeed. “En esencia, somos hermanas, lo más cercano a cada una de nosotras a un hermano”.

“Así que supongo que siguiendo el vínculo que pensé que compartíamos, naturalmente asumí que sería su dama de honor”, comentó Olive. Sin embargo, los comentarios previos a la boda terminaron por comprender que esta situación no estaba por aclarada.

Olive Chiemerie

“La conversación surgió la semana pasada mientras nosotras y nuestra amiga en común estábamos discutiendo los detalles de la boda. Ella dijo que todavía estaba contemplando a cuál de sus amigas delgadas y de piel clara pedirá que sea dama de honor”, dijo Olive. 

“Estaba atónita. Nuestra amiga en común también estaba atónita. ¿Qué? Ella dijo que sí, que no me quiere porque soy gorda y arruinaría la estética de la dama de honor, que generalmente son las chicas delgadas y de piel clara las que obtienen ser dama de honor. Me sentí insultada. Nuestra amiga dijo que también se sintió insultada en mi nombre”.

Olive Chiemerie

Si bien entendió que quizás tiene otras amigas más cercanas a las que elegir, no permitió que la verdadera razón sea por su físico y decidió tomar una drástica decisión: simplemente no asistir a la boda de su prima. 

“Le dije que no asistiría a la boda porque, si se sentía tan avergonzada y avergonzada de mí, ¿quién puede decir que mi presencia por sí sola no destruiría la estética de la boda? Dijo que estaba exagerando porque en realidad no tan profundo”, dijo Olive. 

Olive Chiemerie

Luego de compartir su historia en Twitter, muchas personas le enviaron mensajes y apoyaron su decisión de restarse de esa boda. Me siento validada y comprendida. Quiero que más mujeres gordas se den cuenta de que los cuerpos que los medios de comunicación y las industrias de la moda nos siguen poniendo en la cara como perfectos e ideales son en gran medida poco realistas, además de que no todas podemos tener el mismo cuerpo esbelto”, finalizó diciendo.

Puede interesarte