Por Luis Aranguren
4 noviembre, 2019

En todo su cuerpo ha gastado 26 mil dólares, pero esta última inversión casi le sale más cara de lo que pensaba.

El mundo de la modificación de cuerpo es bastante amplio, hay quienes se tatúan toda su piel, pero también existen unos que van más allá. Los más osados se colocan implantes o peor aún, adornan también las partes sensibles de su cuerpo.

Así es el caso de Amber Luke, una chica amante de los piercing y tatuajes que no ha dudado en gastar un solo dólar cuando se trata de su look.

Instagram / Amber Luke

En su cuerpo hay más de 200 tatuajes que la cubren de la cabeza a los pies, ella se llama a sí misma la «dragón blanco de ojos azules» pero sus ojos eran normales por lo que decidió tatuarse.  Al comienzo parecía una excelente idea, inyectar algo de tinta azul en el globo ocular no parecía una mala idea pero lamentablemente no fue tan fácil.

Instagram / Amber Luke

Se supone que no habría ningún problema en este procedimiento, su tatuador está certificado y lo ha hecho antes pero no todos los cuerpos son iguales y siempre existen riesgos que asumir.

Instagram / Amber Luke

Su suerte no fue la mejor y como resultado de aquel proceso invasivo perdió la vista durante 3 semanas consecutivas, fue inmediatamente al doctor quien le dio un tratamiento pero no había nada seguro. Lo peor de todo es que no podía llorar pues ejercer presión en sus ojos podía afectar su situación.

Instagram / Amber Luke

Por suerte la inflamación fue bajando y su vista volvía durante ese proceso, pero el susto seguía pues había que revisar el daño que había recibido su retina.

Instagram / Amber Luke

Tras  largos exámenes se determinó que el daño es recuperable pero le recomendaron no volverse a arriesgar de ese modo. Ella declaró a Barcroft TV que no planea realizar más modificaciones extremas que coloquen alguno de sus sentidos en riesgo.

Instagram / Amber Luke

Una lección que no olvidará, tres semanas en la oscuridad porque vernos como queramos es un derecho pero velar por nuestra salud es un deber pues hay personas que nos quieren y esperan.

Puede interesarte