Por Lucas Rodríguez
7 mayo, 2019

En una noche donde lo que se celebraba era el exceso y los colores, las icónicas gemelas desafiaron todas las expectativas.

Hace un par de años (un par de buenos años, porque la verdad es que son a lo menos unos 15), las gemelas Olsen estaban donde se mirara. Protagonizaban películas que rompían records de taquilla, al mismo tiempo que se comenzaban a perfilar como iconos de la moda. Sus cabelleras rubias, ojos inmensos e incapacidad para separarse las volvió una de las celebridades más notorios del nuevo siglo. 

Getty Images

Aunque ya llevan bastantes años alejadas de las controversias y escándalos que por un tiempo opacaron sus carreras, las gemelas dieron de qué hablar en la reciente gala MET. A diferencia de otros invitados como Lady Gaga o Sophie turner, no lo hicieron por lo bien que interpretaron el camp, que era el tema elegido para esa noche. Sino por cómo decidieron desafiarlo. 

Getty Images

Dejando los colores y el exceso dentro de los cajones, las gemelas aparecieron con vestidos idénticos de color negro, con solo un poco de dorado (y aun así, bastante opaco) sobre las piernas. Nadie supo cómo interpretar esto: ¿habían entendido mal el mensaje? ¿Acaso nadie les había avisado? 

@marykateandashleyo

Otros decidieron otorgarles el beneficio de la duda. Después de todo, son las gemelas Olsen. Lo más probable es que todo hubiera sido una decisión consciente, para demostrar lo adelantadas a las tendencias de la moda que siempre han estado. Otros fueron incluso más lejos, indicando que la broma máxima, y por ende, el tributo más glorioso al camp, era ignorar por completo lo que este estilo demanda. 

Como sea, la familia Olsen no parece ir a ningún lugar. Mientras las gemelas generan dudas y revuelo en la gala, su hermana menor surca la taquilla mundial como parte del Universo Marvel.

Puede interesarte