Por Lucas Rodríguez
9 enero, 2019

Nunca más un desacuerdo a la hora de acostarse.

Como los hombres y mujeres tiene maneras distintas de regular y distribuir la temperatura por su cuerpo (sí, es un hecho), es común encontrarse con que a la hora de ponerse de acuerdo en si dejar abierta o cerrada una ventana, subir o bajar la calefacción o dejar al perro dentro/fuera de la cama, es ridículamente difícil ponerse de acuerdo.

Quizás el campo de batalla más común para estas diferencias sea la cama. La temperatura para dormir suele ser algo muy personal. Hay gente que se siente más cómoda con algo de frío, mientras que otros necesitan sentirse como si descansaran en el fondo de un volcán. Si eres de los que ha sufrido este problema (y es muy probable que lo seas), la ciencia ha llegado a tu rescate.

Te presentamos, el colchón con dos temperaturas ajustables por separado. Te dejaré un momento para que seques las lágrimas dulces de tu rostro.

SMARTDUVET

Se llama «El Colchón ‘Ellas y Ellos'» y su inspiración nació literalmente de eso. Con un sistema integrado de temperatura que va dividido en el medio, este colchón te ofrece dos temperaturas completamente distintas en el mismo espacio donde descansar tus agotados huesos junto a su pareja.

Otra de las características que incluye esta maravilla de la creatividad humana, es un sistema mediante el cual distribuir la humedad de la cama, con agujeros dentro del colchón que tanto absorben como redistribuyen aire caliente de un lado de la cama hacia el otro.

Como si faltara poco, esta cama también se hace sola.¿Ya estás rompiendo la alcancía, o no?

SMARTDUVET

El colchón Ellas y Ellos fue creado por la diseñadora canadiense Tina Cayouette, quien opera en Montreal. Sin embargo, y prepárense para esto, está disponible internacionalmente: cuesta 235 libras esterlinas (unos 298 dólares aprox.). Ay estos canadienses, ¿qué haríamos sin sus bondadosos corazones?

¿Ya ordenaste el tuyo? Yo tenía la orden lista, pero la mujer me dijo que prefería seguir durmiendo en nuestra cama de clavos. Dios, que es difícil complacerla.

Puede interesarte