Por Ronit Rosenberg
8 noviembre, 2018

¡Gastó más de 60 mil dólares!

Desde que Donald Trump asumió su mandato, su hija mayor, Ivanka, ha adoptado un papel protagónico y se ha hecho muy famosa. Antes de que su padre fuese Presidente, Ivanka tenía su propia línea de ropa, zapatos y accesorios, y era muy exitosa. Desde ahí que ya era considerada un ícono de la moda y una inspiración para el poder femenino. Sin embargo, al convertirse en la Primera Hija, asesora directa de Trump, los ojos del mundo han estado puestos en ella.

Por su posición política, se ha ganado bastantes detractores. Pero también tiene muchos fanáticos que la siguen en sus quehaceres diarios a través de los medios y sus propias cuentas en redes sociales. Incluso, tanto es el fanatismo que puede generar, que no solo la siguen, sino que quieren ser literalmente ella.

FilmMagic

Una mujer decidió someterse a 9 cirugías plásticas para transformar su rostro en el doble de Ivanka. Quería ser su copia.

Sarah Schmidt, de 34 años, ha gastado hasta la fecha más de 60 mil dólares para modificarse por completo sus facciones. La mujer dio una entrevista para el sitio Inside Edition, y allí explicó que era fanática de Ivanka por su elegancia, su belleza y por la forma en que se desenvuelve.

Inside Edition

Schmidt se operó la nariz, se puso pómulos, se afinó el mentón, se hizo una lipo-succión e implantes mamarios, entre las intervenciones más grandes. Y por más desquiciado que suene que alguien pueda ser capaz de cambiar su rostro para ser alguien más, el caso de Sarah no es aislado.

Inside Edition

Tiffany Taylor (33), de Texas, y Jenny Stuart (36), de Houston, son otras dos mujeres que han acudido al cirujano plástico para transformarse en Ivanka. Ambas han gastado sobre los 30 mil dólares.

ABC

Personalmente, cada vez que leo de estos casos, me pregunto qué tipo de doctor carece de tan baja ética para acceder a hacer algo así. La cirugía plástica estética debiese ser para poder ayudar a mejorar el autoestima de una persona en necesidad de arreglar y mejorar una zona de su cuerpo, pero bajo ninguna circunstancia se debería permitir que alguien transforme al 100% solo por lucir como alguien más.

ABC

Sin mencionar l0s desproporcionadas y elevados montos de dinero que deben gastar solo para recibir frustración como resultado. A mi parecer, estas mujeres anhelan ser como Ivanka Trump porque identifican el poder que tiene, su familia, su estatus económico, su rol en la sociedad, además de su belleza (que por cierto también está intervenida quirúrgicamente).

ABC
ABC

Pero el problema es que con un par de cambios estéticos, que están lejos de replicar el rostro de quien se busca, no se van a convertir en esa persona. Es importante quererse y aceptarse tal como uno es, y si vamos a compararnos con alguien, que sea con nosotros mismos para ir mejorando nuestras propias versiones…y no solo físicamente.

Puede interesarte