Por Camilo Fernández
4 junio, 2018

Ni las celebridades se escapan de los “remolinos” en el cabello, pero todo tiene su lado positivo.

Con esto acabo de enterarme de un problema capilar que ni sabía que existía. Debe ser porque yo no lo sufro, pero supuestamente es tan común que lo padecen desde Brad Pitt hasta algunas modelos ángeles de Victoria’s Secret. Técnicamente, en inglés es conocido como “cowlick”, algo así como “lengüetazo de vaca”.

Esto es cuando parte de tu pelo va hacia una dirección diferente a la que va todo el resto del cabello.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

La regla natural es que el pelo de tu cabeza tiene que ir en tres direcciones diferentes. Parte del cabello tiene que ir hacia adelante, parte hacia atrás y el resto hacia los lados.

En el mundo ideal, debería haber una partidura capilar en que el pelo debiese repartirse en 3 e ir cada uno hacia su lado. El “cowlick” es lo contrario a esto. Es cuando tu pelo simplemente va hacia un lado de forma rebelde, da lo mismo que lo intentes encausar.

Es probable que el patrón en espiral de pelo sea causado porque el cabello se confunde sobre si debe avanzar, hacia atrás o hacia un lado.

Si te reconoces en estos síntomas y crees que la batalla está perdida, no te preocupes. Un equipo de investigadores descubrió un vínculo potencial entre los “cowlicks” y las propiedades de un determinado gen que combate el cáncer. 

visual-makeover.com

Tu pelo rebelde, ese que odias, puede indicarte en realidad que tu cuerpo es mejor para combatir el cáncer que una persona con un pelo de comportamiento perfecto.

Los “cowlicks” solo pueden ocurrir en personas que tienen la presencia de genes polares. 

En un estudio liderado por la Michigan State University, los investigadores descubrieron que esos genes están regulados por una proteína que es un fundamental en la lucha contra el cáncer.

G.L. Kohuth

La proteína supresora de tumores forma parte de una gran familia de células útiles que controlan la reproducción celular, la reparación del ADN y la autodestrucción celular.

Cuando los investigadores añadieron este grupo de proteínas a un moscas de frutas, vieron que el pelo de los insectos se hacía descuidado, lo que lleva a las “cowlicks”. El alto grado de similitud genética entre las moscas de la fruta y los humanos significa que esta proteína probablemente desempeña un papel similar en nosotros.

Si los científicos pueden confirmar sus hallazgos, esto podría desencadenar el desarrollo de una gama completamente nueva de tratamientos de quimioterapia contra el cáncer.

Puede interesarte