Por Carla Cappello
11 septiembre, 2017

No podemos negarlo, todos hemos pasado por esto.

Créenos que sabemos de lo que hablamos y si no te sientes identificado… eres 1 en 1 millón. Salir de fiesta, una cosa lleva a la otra y terminamos un día entero sufriendo las consecuencias de ese mojito que luego pasó a ser tequila. 

Estas son las etapas de esa dura resaca:

ETAPA 1: NEGACIÓN

Primera reacción: Despertarte arriba de la cama, con la cartera puesta y pensar ¿¡Por qué!? Y para empeorar la situación, ves la bolsa de McDonalds al lado de tu cama, o peor, un plato con una mezcla de comida que jamás hubieras preparado consciente. 

A todo esto se le suman los mareos y las náuseas, sabes que deberías comer algo, pero todavía no puedes.

ETAPA 2: ENOJO

¿Por qué tomé tanto? ¿Había necesidad de terminar bailando sobre una mesa? Piensas. Y no, claramente no había necesidad, pero no pudiste evitarlo, la ley de atracción fue más fuerte. Acto seguido, ves tu cartera y te acuerdas de todo lo que gastaste. Aquí es cuando dices NUNCA MÁS (algo que todos sabemos que no vas a cumplir).

ETAPA 3: ARREPENTIMIENTO

Mientras todavía te encuentras en posición fetal, quizás ya con un pijama puesto, comienzas a arrepentirte. La vulnerabilidad se hace parte de ti. “Si tan sólo me hubiese quedado en casa viendo Harry Potter 25”, cosa que no pasó. Piensas en todo lo que podrías haber invertido ese dinero y más te duele.

ETAPA 4: DEPRESIÓN

Piensas que eres lo peor de lo peor, que no sirves para nada y te deprimes creyendo que no tienes arreglo. Aunque sea muy dramático es inevitable. Y como eres masoquista, revives una y otra vez el momento en que cantaste “Baby one More Time” como si fuera un himno o algo parecido.

Ahora si tienes hambre y lo único que necesitas es un bagel o algo con mucha grasa. Sólo si eres blogger saludable podrías llegar a tomarte un “smoothie verde” contra la resaca.

ETAPA 5: ACEPTACIÓN

A esta altura, después de comer y de tomar un café y un paracetamol 600, ya te calmaste un poco y estás volviendo a la normalidad. Te das cuenta que no fue para tanto, además una maratón de “Friends” te alegrará el día seguramente y pensarás: ¡Para esto somos jóvenes!

Puede interesarte