Por Antonio Rosselot
15 febrero, 2021

Vitória Bueno (Brasil), de 16 años, dice que no necesita sus brazos “en lo absoluto” para perseguir sus sueños, y practica ballet regularmente en una academia de su estado natal. Al momento, su habilidad, esfuerzo y carácter positivo le han valido más de 150 mil seguidores en Instagram.

Hoy les traemos una nueva y maravillosa historia de superación, esfuerzo e ilusiones. Ella es Vitória Bueno, una chica de 16 años oriunda del estado de Minas Gerais (Brasil), que busca cumplir su sueño máximo de convertirse en bailarina profesional de ballet.

Vitória no tiene brazos, pero aún así ha podido aprender de este arte, maravillando a muchísimos cibernautas en las redes. Los increíbles movimientos de la chica le han valido unos 150 mil seguidores en Instagram hasta el minuto, red donde generalmente sube videos de ella bailando y demostrando su talento.

Reuters

La chica comenzó con clases de ballet por recomendación de su fisioterapeuta, que notó su pasión por el baile. Cuando Wanda, su madre, la llevó a su primera clase, temió por su integridad ya que como son de un pueblo pequeño, el hecho de que Vitória no tuviese brazos era motivo de curiosidad para la gente: “Le levantaban las mangas de la camiseta para mirar”, comentó.

Pero ella logró adaptarse de lo más bien, e incluso tomó clases de jazz y tap aparte. Hoy en día, es una alumna regular en una academia de ballet de Minas Gerais y su talento ha servido de inspiración para miles.

Reuters

“Para mí, los brazos son un detalle. Sigo el movimiento con los ojos, como si tuviese los brazos. No siento que los necesite en lo absoluto”.

—Vitória Bueno a Reuters

Y claro, las condiciones corporales que le ha generado el ballet también la han ayudado con algunas de sus acciones más cotidianas. Vitória usa sus pies para absolutamente todo: lavarse los dientes, usar el teléfono para teclear y hacerse selfies, e incluso para tomar cosas de las estanterías de los supermercados.

Reuters

“Hay cosas que ella puede hacer con sus pies, que yo no puedo hacer con mis manos”, dice Jose Carlos Pereira, su padrastro. Y es que eso refleja lo que es Vitoria: una modelo a seguir, capaz de hacer cosas que ninguno de nosotros podría.

Las discapacidades son un tema serio y conllevan también un gran desgaste mental, no les mentiremos. Pero una cabeza positiva siempre ayuda a que los problemas sean más llevaderos.

Reuters

Si no lo creen, ¡es cosa de ver a Vitória!

Puede interesarte