Por Florencia Lara
5 julio, 2022

Desde la primera vez que Celestina Diamond subió una fotografía en bikini a Instagram, tras años odiando su cuerpo, automáticamente se convirtió en una celebridad entre sus seguidores, quienes alabaron su confianza y la aplaudieron por promover un cuerpo real.

Muchas veces, las personas de talla grande, prefieren no mostrarse en redes sociales solo por la vergüenza que la misma sociedad les ha provocado sentir. Eso justamente le ocurría a diario a Celestina, pero, tras una cruel burla recibida, decidió que era tiempo de amarse tal como era.

Instagram: @cecediamond

Cuando Celestina Diamond, una joven oriunda de Londres, Inglaterra, tenía solo 8 años, hacía actividad física y tenía un cuerpo esbelto. Pero entonces dejó el deporte de lado y rápidamente comenzó a aumentar de peso, llegando a ser la “más grande” de la clase.

Desde aquella fecha, Celestina ha sentido complejos con su físico. Cuando tenía 18 años, y estaba recién entrando a la universidad para estudiar relaciones públicas, tenía talla XL. Sentía que en cada rincón que caminaba, todo el mundo la miraba, volviéndose incómodo para ella.

“A medida que crecía, me volví horriblemente consciente de mi peso. En la escuela secundaria, empecé a saltarme el desayuno y el almuerzo en un intento de perder peso sin saber nada de nutrición. En su lugar atracaba bocadillos de patatas fritas y chocolate cuando nadie estaba mirando”.

Celestina  Diamond a The Sun.

Instagram: @cecediamond

Celestina comenzó a esconderse del mundo. En sus redes sociales rara vez mostraba su cuerpo, por vergüenza. Con sus amigos, jamás lucía poca ropa o traje de baño. Pero todo esto dio un drástico giro tras una increíble oportunidad.

Cuando estaba saliendo de la universidad, los amigos de la mujer planearon unas vacaciones en el verano a Malta para disfrutar de sus playas. En un comienzo Celestina rechazó el panorama por aterrarle la idea de que la vieran en traje de baño. Sin embargo, después pensó que estaba perdiendo momentos valiosos de su vida por “el qué dirán”. Finalmente, compró un boleto de avión y se sumó al viaje.

Instagram: @cecediamond

Una vez ya en Malta, disfrutó cada momento de sus vacaciones. Compró un bikini negro y un tapado color fosforescentes, algo que la hacía sentir cómoda. Una noche, mientras disfrutaba con sus amigos cerca de la piscina, un grupo de jóvenes comenzó a mirar a Celestina y a reírse de ella por su apariencia.

La mujer, a pesar de estar desconcertada, continuó su velada. “Estoy acostumbrada”, le dijo a sus amigos. Pero a ellos no les pareció bien.

Instagram: @cecediamond

Ese mismo día, Celestina, aburrida de las burlas y de despreciarse a sí misma, tomó una fotografía de sus vacaciones donde aparecía ella en traje de baño en cuerpo entero, y las subió a redes sociales. “En la oscuridad, sé fosforescente”, escribió junto a la imagen.

Desde ese momento, sus redes comenzaron a subir como espuma. Sus seguidores la aplaudieron por su confianza en sí misma y la aplaudieron por promover cuerpos reales.

Instagram: @cecediamond

Hoy, gracias a su valentía por comenzar a vivir la vida, Celestina no solo es relacionadora pública de profesión, sino que además es influencer en Instagram, donde promueve el “Body Positive” y trata de derrocar estereotipos de cuerpos perfectos. Gracias a todo ello, hoy puede decir tranquila: “Soy hermosa”.

Puede interesarte