Por Luis Aranguren
2 junio, 2021

Las artesanas de la empresa textil mexicana “Impacto”, fueron las encargadas de crear algunos de los icónicos trajes de la película.

Si hay una película con la que Disney pudo experimentar sobre el mundo de la moda, por supuesto es “Cruella”. Quienes conocemos a esta villana de 101 Dálmatas, sabemos que es una amante de las pieles y dispuesta a todo con tal de hacer un buen vestido. Pues en esta ocasión Emma Stone nos trae sus inicios, cómo esta mujer se convirtió en malvada y se abrió paso en el mundo de la moda.

Desde su llegada a la plataforma de Disney+, ha dado mucho de qué hablar, si bien hay que pagar algo extra para verla, muchos piensan que vale la pena cada centavo.

Disney

Y es que deja una gran impresión desde el comienzo hasta el final, inspirada en el pasado pero con una clara mira hacia lo que ella veía como el futuro de la moda. Lo mejor de todo, es que varios de estos diseños nacieron de un taller de costura mexicano, encargados de confeccionar y darle vida a aquello que Emma usaría.

Para este live action, Disney decidió que la mejor opción era invertir en moda de desarrollo creativo pero que también generara un cambio social.

Disney

Es por esto que buscaron organizaciones sociales en países como Argentina, Brasil y México para sumarse al proyecto e incluir personas a través de oficios en la industria textil. Fue así como la empresa Impacto logró conectar con la casa del ratón.

Un grupo de mujeres artesanas se encargaron de confeccionar camperas, remeras, ponchos y accesorios que formaban parte de los trajes que “Cruella” usaba. De acuerdo a su sitio web, su desarrollo es sostenible e innovador, y contribuyen con la armonía de sus pueblos originarios.

Impacto

Es así como grandes diseños mexicanos fueron llevados a los trajes de Cruella de Vil, un toque de Latinoamérica en aquellos extravagantes vestidos.

Disney

Por supuesto, gran parte de los diseños se llevaron a cabo gracias a Jenny Beavan, ganadora de dos premios Oscar por mejor vestuario. Ella es una fashionista que aprovechó que vivió en la década de los 70′ para transmitir parte de la moda de aquel entonces a la película, claramente con un salto futurista que haría tan particular a Cruella.

Durante toda la película, Emma Stone usó alrededor de 50 piezas distintas, un trabajo bastante arduo con el que probablemente Jenny Beavan obtenga su tercer Oscar. Por nada del mundo deberías perderte esta nueva producción de Disney, así tendríamos la esperanza de verla de nuevo pero con los 101 Dálmatas.

Disney

Se han esforzado mucho, ¡qué genial es poder conocer más a nuestros villanos!

Puede interesarte