Por Pablo Román
5 julio, 2018

Emma Jones buscó un look moderno y fresco, pero se encontró con su peor pesadilla.

Los incidentes están a la vuelta de la esquina y para evitarlos puedes hacer 2 cosas, quedarte en casa o estar atento a tu entorno, con los ojos bien abridos (Es “abiertos” por si acaso, era una broma). Para que puedan entender el nivel de riesgo que solemos estar expuestos cuando perdemos a noción de nuestro entorno, les contaré la siguiente historia.

Emma Jones decidió ir a realizarse una manicura, pero quería un trabajo distinto. No buscaba la típica francesa, no, no, no, sino más bien algo atrevido, moderno… así que se le ocurrió pedir uñas redondas.

Sí, redondas.

Mientras realizaban el trabajo, decidió hablar sobre su experiencia en sus vacaciones en Turquía.

Entre todo el blah blah, Jones olvidó ver cómo estaba quedando el trabajo. Pasaron las horas, con las uñas listas y pagada la cuenta, Emma regresó a su automóvil para ver el resultado.

Y esto fue lo que se encontró:

Facebook

Uñas.

Facebook

Totalmente.

Facebook

Redondas.

Por eso les digo, ojos bien abiertos.

La suerte es que a Emma le arreglaron sus vanguardistas uñas, haciéndolas aburridas y simples como el mundo lo suele usar.

Facebook

Durante el proceso, nadie podía creer lo que estaban viendo.

Por otro lado creo que me gustaban más antes. Es que eran de otro mundo, en serio.

Puede interesarte