Por Antonio Rosselot
5 diciembre, 2019

Según una investigación hecha por National Institutes of Health, usar tintura de cabello cada 5-8 semanas aumenta hasta en un 60% las posibilidades de desarrollar cáncer de mama. Ahora quizás te lo pienses dos veces antes de teñirte de nuevo…

Hay una etapa de la vida en donde, para muchos y muchas, aparece ese primer símbolo «diabólico» que nos indica que estamos empezando a envejecer: las canas.

Unsplash

Esos pelos blancos y firmes tienen distintas acepciones: por una parte, hay gente (como yo) que considera a las canas como un sinónimo de sabiduría y experiencia, resultándoles muy atractivas; pero por otra parte, como las canas son sinónimo de vejez y años de más, muchos/as optan por teñírselas y mantener su color de la juventud.

Sin embargo, hace unas horas se publicó un estudio que nos explicaría por qué la gente mayor va generalmente con el pelo cano sin teñir: la tintura de cabello está fuertemente asociada al cáncer.

NIEHS

La revista International Journal of Cancer publicó una investigación científica comandada por el conglomerado National Institutes of Health, en donde se monitoreó a más de 46 mil mujeres de entre 35 y 74 años. Los resultados fueron impactantes: las mujeres blancas tenían un 8% más de posibilidades de desarrollar cáncer de mamas al teñirse el pelo cada 5-8 semanas, mientras que, en las mismas condiciones, el riesgo aumenta a un peligroso 60% en las mujeres afroamericanas.

Por otra parte, también hay graves problemas con los alisadores químicos de pelo: las mujeres que los usan cada 5-8 semanas aumentan su riesgo de contraer cáncer de mama en un 30%. Por otra parte, estos productos son mucho más populares en las mujeres afroamericanas: un 74% de este grupo incluido en el estudio usaba el alisador, versus un 3% de mujeres blancas.

«Estamos expuestos a muchas cosas que podrían contribuir a un cáncer de mamas, y es poco probable que una de estas cosas pueda explicar el riesgo al que se enfrentan las mujeres. Si bien es muy temprano aún para hacer una recomendación más firme, las mujeres pueden evitar usar estos productos para reducir su riesgo de contraer cáncer de mamas».

Dr. Dale Sandler, co-autor del estudio y jefe de la rama de Epidemiología de NIEHS

Ahora, es necesario hablar del factor estético. Como mencionamos arriba, muchos y muchas son realmente alérgicos a las canas y a cualquier cosa que los haga ver mayores de lo que son. Más de una vez me he preguntado por qué se pensará así, ya que finalmente estas personas están tratando de ir en contra del ciclo natural del cuerpo humano.

En esta sociedad hay un gran estigma sobre la vejez y sus implicancias, por eso es «raro» ver a una chica de treinta y pico años con el pelo gris sin teñir. Y ahí entramos a una paradoja: la gente se tiñe el pelo porque quiere verse más joven y así levantar su autoestima, pero una persona joven que se deja canas deliberadamente también demuestra mucha autoestima, ya que no le importa lo que le comente el resto porque le gusta y se siente cómoda con su imagen.

Anne Kreamer

En fin, no queremos forzar a la gente a que se deje el pelo cano si no quiere, pero ahora que hay un factor importante en juego —como lo es el cáncer—, quizás se lo tengan que pensar dos veces.

Puede interesarte