Por Lucas Rodríguez
29 mayo, 2020

Todos queremos tener plantas hoy, pero a veces no nos da para regarlas. Pero si se riegan por sí mismas, y de esta manera tan linda, las queremos todas.

La cantidad de cosas que nos gustaría tener o hacer, pero que terminamos desistiendo cuando nos enteramos de todo el trabajo que significan, es por muchísimo mayor a la cantidad de cosas que sí tomamos. Desde aprender un idioma completamente nuevo (¿Han tratado de aprender ruso? Claro que no. Yo tampoco. Es imposible) ha aprender a tocar un instrumento (¿Sabías que pueden pasar varios meses de práctica de violín, antes incluso de que dejes de molestar a los vecinos?), las grandes cosas de la vida requieren esfuerzo, dedicación y paciencia, una combinación que no siempre conseguimos juntar.  

Amazon

Por eso es que la tecnología nos es tan maravillosa. Si lo piensas un poco, uno podría hacer el caso de que el primer gran invento de la humanidad, la bendita rueda, fue porque algún ancestro cavernícola de nosotros estaba cansado de cargar rocas de a una en sus manos. La próxima vez que te regañen por tu holgazanería, puedes responder con esto: la holgazanería a estado detrás de todos los grandes inventos de la humanidad. 

Amazon

Es cierto que a veces esto se va al extremo. ¿Pero podemos quejarnos, realmente, cuando esto implica que podemos conseguir algunas de las cosas maravillosas que nos encantaría tener, pero que no tenemos el tiempo o la fuerza de voluntad para conseguirlo?

Amazon

Qué mejor ejemplo de esto, que un macetero pequeño para una hierba para cocinar o tomar cuando nos duele el estómago, que toma agua por sí misma. Especialmente cuando el diseño de esta es tan irresistiblemente bello como los que te presentamos hoy. 

Amazon

Con forma de vaca, perro o gato, estas maravillas de la tecnología vienen todas equipadas con una lengua que se humedece, facilitando que la planta la use, literalmente, como una bombilla por la que tomar agua. Un avance que la verdad es que nos parece fantástico.

Amazon

Puedes obtener la tuya por Amazon. El envío se ha tornado algo complicado en estos tiempos de pandemias y cuarentenas. Pero si estás dispuesta a esperar el tiempo suficiente, más temprano que tarde el repartidor tocará tu puerta, informándote que tu pedido está acá. Tú dale las gracias, agrega un poco de propina y luego maravíllate con que no solo podrás tener esa planta que sentías le estaba haciendo falta a la ventana de la cocina, sino que también, bastará con dejarle un plato con agua para dar por listo su cuidado. 

Puede interesarte