Por Pamela Silva
22 mayo, 2018

¡Basta de odiar a Kate por repetir el vestido!

Para muchos, lo que hizo Kate Middleton en la boda de Harry y Meghan podría ser considerado un crimen de la moda y las buenas costumbres: repitió el vestido que usó. Y no es que sólo lo haya usado una vez antes, sino que esta es la cuarta ocasión en donde usa el mismo atuendo (aunque con diferentes sombreros, hay que aclararlo).

La primera vez que lo usó fue en el bautizo de Charlotte.

PA

Después en el Desfile del Estandarte de 2016.

Ben A. Pruchnie

Durante una visita a Bélgica en 2017.

PA

Y finalmente, en la boda de su cuñado Harry.

AFP

Aunque muchos la hayan criticado por repetir vestido, tratándola casi de que la ceremonia no le importaba mucho o que no le tomó el peso que correspondía, la verdad es totalmente opuesta.

Kate Middleton no usó un vestido nuevo porque nunca lo hace en las bodas, para no opacar a la verdadera protagonista de la jornada: la novia, en este caso, Meghan.

Y es que lo que Kate usa sigue siendo un tema muy popular cada vez que hace una aparición en público, cada nueva prenda que usa se agota de inmediato y causa demasiado revuelo, así que prefiere usar algo que ya vistió para que el ojo público no este en ella.

PA

¿Y saben qué? Me parece maravilloso, ustedes se la pasan criticando a la gente, pero en verdad encuentro un gesto muy significativo que trate de pasar desapercibida y sobre todo, no robarle el protagonismo a quienes se lo merecen ese día.

Además, no es la primera vez que lo hace.

En 2006 usó un abrigo para la boda de Laura Parker Bowles, que después repitió en la de Zara y Mike Tindall en 2011.

REX

Lo mismo con un vestido de lunares de Topshop que usó en un evento de Warner Bros Studios en 2013 y que después volvió a utilizar en la boda de William Van Cutsem con Rosie Ruck Keene.

David Parker
PA

Igual que un abrigo de Katherine Hooker que usó en 2011 para un evento real y que volvió a lucir al año siguiente para la boda de Emily McCorquodale, prima de William.

REX
REX

Así que dejen de hablar como si supieran por qué repitió vestido y, sobre todo, de inventar que le falta clase o es irrespetuosa, porque todo lo contrario.

Puede interesarte