Por Leonardo Granadillo
23 septiembre, 2019

Si hay alguien que sabe entender por lo que estás pasando y se va a preocupar por ti, es ella.

El nacimiento de un pequeño por más trillado que suene es toda una bendición, no todos los días alguien llega al mundo y es por ello que a través de los años celebramos cada cumpleaños, es un acontecimiento digno de recordar.

Sin embargo, a veces en medio de la emoción de cargar al pequeño, darle el primer abrazo, ver como es, empezar a sacar conclusiones precipitadas de a quién se parece, descuidamos un aspecto no menor: el bienestar de la persona que lo trajo al mundo.

Pixabay

No digamos que no nos preocupa, pero no es el aspecto en el que se centra nuestra atención. Todo lo contrario ocurre con una madre, este ser maravilloso que nos dio la vida es la que entiende más que nadie el momento que estamos viviendo, y de inmediato no se preocupa por el pequeño o la pequeña porque sobran los que quieren verlo, se centra en ti.

Pixabay

En ese instante en el que te sientes satisfecha, pero débil. En el que eres feliz y ver que tu bebito tenga toda la atención te llena, pero que alguien vaya a chequear como te sobrepones de esa dura batalla que acabas de combatir, te devuelve el alma al cuerpo.

Pixabay

Madre solo hay una, y con madre me refiero a figura materna. Porque no tiene que ser necesariamente quien te trajo al mundo, ni que tenga que ser mujer. Madre puede ser esa persona que siempre te apoyo, y no puedo más que desear que siempre tengas a alguien a tu lado en tu vida en ese momento de dificultad.

Puede interesarte