Por Lucas Rodríguez
1 septiembre, 2020

No sé si habíamos observado antes a conejos tan cómodos y relajados. Quizás es porque nunca los habíamos visto en actitud de vacaciones.

La verdad oculta más triste de esta pandemia, es que el verdadero perdedor es nuestro planeta tierra. El hecho de que todos los países hayan tenido que dejar de lado sus prioridades, para preocuparse de que sus habitantes no se contagien de este extraño y potencialmente mortal virus, causó que muchos problemas que eran bastante serios, tuvieran que quedar de lado. Simplemente, había algo más inmediato de lo que hacerse cargo. 

Youtube: ViralHog

El mayor problema que se tuvo que dejar de lado, es el del calentamiento global y la contaminación. Llevábamos un par de años haciendo un muy buen trabajo en limpiar y preocuparnos de reciclar los productos que utilizamos día a día. Así mismo, las noticias que seguían emergiendo aquí y allá, de países planteándose metas para usar energías limpias, resultaban de lo más inspiradoras; no solo para nosotros, sino que también de un país a otro. 

Youtube: ViralHog

Pero este año no será uno bueno en ese sentido. Los esfuerzos por bajar la contaminación, así como los métodos para limpiar océanos y otros espacios, tuvieron que detenerse casi de la noche a la mañana debido al covid.

Youtube: ViralHog

Lo más triste de todo, es ver la cantidad de mascarillas desechables que fueron a dar a la basura. Era difícil decirle a la gente que prefirieran las reutilizables, o se preocuparan de reciclarlas, cuando estaban asustados por una pandemia como no habíamos visto en 100 años. 

Youtube: ViralHog

Por suerte para nosotros, la solución a esto vino de dónde siempre vienen estas soluciones: la creatividad de las personas. En el caso de esta familia, la creatividad de estas personas hacia sus mascotas.

Youtube: ViralHog

Dándole una segunda vida a sus mascarillas, esta familia de Ottawa, Canadá, consiguieron también crear un espacio para que sus pequeños conejos vivieran unas dulces vacaciones.

Youtube: ViralHog

Las fotos hablan por sí mismas. Los pequeños se tomaron las mascarillas usadas de hamacas, durmiendo despaturrados. Lo único que les hace falta es un mojito.

Youtube: ViralHog

La imagen es muy tierna, pero también nos hace recuperar esperanza. Si hay gente que pudo dar con una solución como esta en su hogar, de seguro que también hay genios capaces de pensar soluciones a más grande escala. 

Expertos dicen que aunque nos costará esfuerzo, dinero y trabajo, lograremos salir de nuestros problemas. Con muestras de creatividad, corazón y bondad como esta, no nos cabe la mas mínima duda. 

Puede interesarte