Por Ronit Rosenberg
7 agosto, 2018

Es ADICTA a un solo entrenamiento físico y muy exigente con lo que come.

Los celosos dirán que Meghan Markle luce estupenda gracias a las bondades de ser parte de familia real, pero lo cierto es que antes de convertirse en duquesa ya lucía espectacular. Estaba acostumbrada a altos estándares de belleza para así poder interpretar al personaje que la llevó a la fama; Rachael Zane en Suits. 

USA Network

La competencia en Hollywood no es fácil, muchas actrices han dicho que no es posible envejecer ni engordar porque estás fuera del mapa, y ahora aunque cambió completamente su “rubro”; de actriz a duquesa, algunas cosas son bastante similares.

Instagram Britishroyals

Tiene al ojo público y a las cámaras pendiente de ella todo el tiempo; qué dice, cómo actúa, qué vestimenta lleva y todos atentos a cualquier desliz que pueda convertirse en noticia. Está claro que los miembros de la Corona británica son igualmente perseguidos como las celebridades. 

Por eso, Meghan sabe que debe lucir espectacular todo el tiempo y no es magia, ella trabaja para eso. Pero no le ha sido difícil seguir ese ritmo porque, como bien mencionaba anteriormente, es un estilo de vida que ella adoptó desde muy joven, mucho antes de conocer al Príncipe Harry. 

https://www.instagram.com/p/BmLaJ_YF3aw/?tagged=meghanmarkle

Ahora acaba de cumplir 37 años y luce más radiante y fabulosa que nunca. Literalmente, Meghan está como el vino. Y, desde luego, ella estaría feliz de escuchar ese apodo porque es un amante del vino tinto, específicamente el Tignanello, por eso su blog de Life & Style se llamaba The Tig.

Instagram warsnna

Lleva una vida muy saludable. Es muy estricta con su entrenamiento físico y con su comida. Específicamente, sigue una dieta y un ejercicio en particular. De lunes a viernes no como ningún alimento de origen animal; es completamente vegana. No consume lácteos, ni huevo ni carnes. Solo el sábado y el domingo se da sus regalías. Tampoco consume alcohol durante la semana. Su dieta es rica en jugos verdes, vegetales, legumbres y semillas como la chía. 

Instagram meghan_royal_duchess

Y en cuanto a su entrenamiento, es adicta al pilates. Antes de mudarse a Inglaterra, realizaba todos los días sesiones en el Pilates Platinum en Los Ángeles, California. Este centro es de una muy buena amiga suya y entrenadora personal, Heather Dorak.

Si se observa la forma de caminar de Markle, tiene la espalda erguida y una postura correcta, y en esto influye mucho el pilates que realiza“, afirmó Manuel Rodríguez, técnico de fitness y entrenador personal al sitio El Mundo.

Splash news

También a veces suele practicar yoga, otra disciplina que está conectada en ciertos aspectos con el pilates y seguro un gusto que heredó de su madre Doria, quien no pasa un solo día a la semana sin realizar sus religiosas sesiones de yoga.

Instagram Yog_ish

Fuentes cercanas a la Corona han dicho que Meghan no se ha descuidado de estas prácticas y que sigue encontrando el tiempo adecuado para continuar con su estilo de vida saludable y balanceado.

GTRES

Obviamente no asiste a ningún centro de pilates porque osea, ¿hola?, ahora es duquesa y no puede ser vista en público haciendo poses peculiares. Pero calma, seguramente lo hace un espacio acondicionado perfectamente dentro del Palacio de Kensington. Y ni hablar de su dieta vegana; la corona tiene chef especiales que rinden culto a todos sus caprichos culinarios. 

Puede interesarte