Por Lucas Rodríguez
26 marzo, 2019

Un hombre del Reino Unido logró causarse un daño enorme a la salud usando un bastoncillo de algodón.

El mito de David derrotando a Goliat es un principio que puede ser aplicable a casi todas las cosas: no hay que subestimar algo debido al tamaño que tenga. Cosas minúsculas que poblan nuestro mundo, como algunas arañas, pueden incluso llegar a quitarnos la vida. 

Pixabay

Otro ejemplo es el que le ocurrió a un hombre del Reino Unido, que solo buscaba limpiar un poco sus oídos. Como detalló el grupo de médicos tratantes en BMJ Case Reports, este hombre hurgó demasiado profundo con el bastoncillo de algodón, llegando a partes del cuerpo donde nada ni nadie debería entrar. 

Pixabay

Al poco tiempo empezó a tener síntomas muy serios: de los dolores de cabeza y oído, comenzó a tener problemas de visión e incluso pérdidas de memoria. Sus seres queridos se preocuparon, decidiendo llevar al hombre a un hospital. Luego de un rápido chequeo, fue admitido a urgencias. 

Allí descubrieron que se había causado una infección craneal, algo que le estaba ocasionando peligrosos abscesos dentro de su cabeza.

BMJ Case Reports

El hombre fue sometido a una dosis importante de antibióticos, cosa de evitar la posible aparición de enfermedades que podrían llegar a ser mortales. Al parecer, uno de estos bastoncillos había dejado un capullo del algodón dentro de su oreja, el que habría entrado y terminando por dañar su cráneo. 

Los expertos recomiendan no usar estos bastoncillos: a pesar de que se pueda sentir satisfactorio el «limpiarnos los oídos». Los canales de la audición se limpian solos. Incluso desechan por sí mismos los excesos de cerilla. 

@meto_and_mia

Lo mejor es imitar a ese gato y mantenerse lejos de los bastoncillos de algodón.

Puede interesarte