Por Antonio Rosselot
30 julio, 2019

Esta higiénica iniciativa ya ha recaudado más de 500 mil dólares en la plataforma Indiegogo. Al parecer, ¡mucha gente lo necesitaba!

Todos hemos estado enfrentados a este eterno y relevante dilema a la hora de ir al baño: ¿papel higiénico o bidet? Y gran parte prefiere esta última opción. En verdad, hay muchísimas razones para preferir el bidet sobre el papel, ya que es más limpio para tus partes y, a final de cuentas, es más económico a largo plazo. 

Sonny

Además, si ya no estás dispuesto/a a hacer el cambio de papel a bidet por tu higiene, las razones medioambientales tampoco ayudan mucho: el uso del bidet conlleva un gasto de 6.500 litros de agua por año. Y si no se usara esa agua para el bidet, se utilizaría de todas maneras para producir papel higiénico. 

Sin embargo, ahora hay una muy buena opción para ahorrar agua, salvar el planeta y hacer que tus partes estén aseadas y limpias: les presentamos «Sonny» (con dos ‘n’, no como la marca japonesa), el primer bidet portable del mundo.

Sonny

Su uso es bastante sencillo y práctico, y no requiere de instrucciones complejas. Sólo se debe llenar el compartimento con agua, llevarlo al baño cuando vayas a hacer tus necesidades y usarlo para limpiarte. Simple, efectivo y confortable.

Uno de estos estanques llenos te alcanza para 25 segundos de spray con alta presión o 40 segundos con presión normal. El chorro de agua tiene tres modos de regulación: «precisión», «ducha» y «gentil», así que puedes elegir el modo que más te acomode.

Sonny

Cada bidet Sonny viene con su propia estación de carga: si lo usas dos veces al día, sólo necesitas cargarlo por una hora cada tres semanas, aproximadamente. A su vez también debes encargarte de la mantención del spray mismo, lavándolo con jabón o un detergente suave.

El precio de esta cómoda maravilla es de 95 dólares, y está actualmente recaudando fondos en el sitio Indiegogo. La inversión vale la pena, ¡Tus partes te lo agradecerán!

Puede interesarte