Por Lucas Rodríguez
15 julio, 2020

La exageración ocurrió en redes sociales. Pero la cuenta oficial de quienes diseñaron el vestido dijeron que se trata de algo llamativo, pero sin un sentido social.

Uno de los principales problemas con el que nos enfrentamos en esta era de la información instantánea y las noticias constantes, es que la información circula más rápido de lo que los expertos se demoran en revisar si es correcta o no. Esto es algo sumamente peligroso, como varios casos han demostrado y seguirán demostrando.

@melaniatrump.style

Una información llamativa puede circular libremente, sin ningún problema por las redes sociales, siendo usada para apoyar puntos o argumentos, sin que se sepa si su origen es confiable, o incluso, cierta. Desgraciadamente, uno de los personajes que con mayor frecuencia se encuentra en uso de información que no ha sido debidamente revisada, es el mismísimo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. 

@melaniatrump.style

En el caso particular que se dio hace poco en redes sociales, no se vio afectado tanto él como su mujer, la primera dama Melania Trump. Y también debemos detallar, que no se debió a nada que hubiera dicho o hecho ella: fue el trabajo de sus fanáticos, quienes a veces van demasiado lejos para apoyar sus puntos.

@melaniatrump.style

Lo que ocurrió, fue que uno de los últimos vestidos que usó Melania, se prestó para muchísima controversia en Internet. El vestido blanco con rayones cuasi aleatorios, fue visto por muchos como algo un poco ridículo, hasta que un posteo de Facebook aseguró que era una tela decorada con dibujos de niños abusados. 

@melaniatrump.style

Muchos escucharon esto y guardaron un silencio respetable. Pero otros dudaron un poco: sonaba demasiado bueno para ser cierto. Teniendo en cuenta que los posts de redes que declararon esto no fueron capaces de dar mas información al respecto, los escépticos se llenaron de aun más dudas.

@melaniatrump.style

Finalmente se supo la verdad cuando nada menos que la cuenta oficial de Facebook de Alexander McQueen, los diseñadores del controvertido vestido, dieron su opinión. Resulta que era un diseño hecho por niña de un colegio de Londres, pero en ningún lugar decía que fueran niñas que hubieran sufrido los horrores que aseguraban los fanáticos de la primera dama. 

@melaniatrump.style

Lo que debemos destacar de esto, es que la primera dama en ningún momento dijo una sola palabra. Todo fue una controversia que nació y murió en las páginas de las redes sociales. Esto debería ser una señal para todos: si la mismísima persona en el centro de la controversia se niega a comentar, es porque hay algo raro. 

 

Puede interesarte