Por Luis Aranguren
28 abril, 2022

Durante 26 años esta madre se sintió mal por su dentadura, hasta que su hijo pudo pagarle el tratamiento completo y al fin pudo verla sonreír.

Como hijos, nuestro deber es poder retribuirles a nuestros padres en la medida de lo posible todo lo que hicieron por nosotros a lo largo de nuestras vidas. Quienes podemos hacerlo, es un gusto, una forma de decir gracias por maravillosas crianzas y muchos momentos de felicidad.

En esta ocasión les vamos a contar la historia de Rose Melo, una señora de 51 años que  siempre se sintió mal por tener los dientes algo chuecos.

Instagram / edbrunoof

Por suerte, uno de sus hijos cuando pudo, le pagó el tratamiento completo y no solo la ayudó a sentirse bien consigo misma, sino que además, pudo disfrutar de ver a su madre sonreír. Aunque no fue nada barato, el joven que se dedica a ser comediante, reunió lo necesario y así llevó su expediente ante el odontólogo.

El encargado de hacer esas maravillas fue Ricardo Figuereido, quien explicó a SonoticiaBoa, que el proceso implicó una construcción de prótesis y otros pasos más.

Instagram / edbrunoof

“En la parte superior de la boca tenía cuatro dientes, y tuvimos que sacarlos, porque ya tenían problemas periodontales, es decir, la raíz del diente ya no estaba apoyada. Los dientes ya estaban prácticamente solo pegados por la encía. La parte de abajo, le hicimos una prótesis porque todavía tiene dientes, dientes que se pueden usar”.

–Odontólogo Ricardo Figuereido comentó a SonoticiaBoa–

Instagram / edbrunoof

Fue así como tras un tiempo en la silla del doctor, Rose se convirtió en una mujer nueva y mucho más feliz. Estaba satisfecha con lo que veía en el espejo. Me siento una mujer más, realizada. Ya no me avergüenzo de mí mismo. Me encuentro sonriendo y pienso, ‘¿es verdad?’ Cada vez que me miro en el espejo, pienso que es otra persona”, comentó sobre su nuevo rostro.

Instagram / edbrunoof

No cabe duda que su hijo es un hombre agradecido, alguien que sabía como sacarle una sonrisa y de forma literal, porque se la sacaron con el tratamiento. Esperemos que ahora deje todo temor atrás, que siempre sonría, que su dentadura perfecta mejore la vida de todos los que la rodean.

Esperemos que cada vez más hijos se inspiren a hacer cosas por sus padres, porque el verdadero amor va más allá de las palabras.

Puede interesarte