Por Antonio Rosselot
14 septiembre, 2021

Jordan Cheyenne (EE.UU) publicó un video en el que, después de darle una mala noticia, pide a su hijo Christian que aparezca llorando ante la cámara y le enseña a posar con tal de ponerlo como portada del video. El video causó la furia de los cibernautas por su insensatez y narcisismo, por lo que Cheyenne decidió borrar casi todas sus redes sociales.

Hoy en día, sabemos que la gente es capaz de hacer cualquier cosa —por insensata que sea— para ganar seguidores en sus redes, sobre todo desde que las empresas comenzaron a pagar a los usuarios por compartir contenido y darle tráfico a los sitios.

Sin embargo, lo que hizo la youtuber Jordan Cheyenne (EE.UU) con su hijo Christian es realmente digno de una persona con problemas. Resulta que ambos estaban en el auto grabando un video, en el que Jordan —madre soltera— cuenta que el cachorrito de la familia está enfermo y podría fallecer. A su lado la acompaña Christian, que está llorando desconsolado por la noticia.

YouTube: Jordan Cheyenne

Pero en un minuto, la mujer trata de acercar al chico a la cámara para poder filmar su pena. “Ven más cerca, pon tu cabeza aquí. Haz como que lloras”, le dijo Jordan al pequeño, a lo que éste contestó con sinceridad: “Pero si estoy llorando”.

Todo indica que la mujer quería una foto del llanto del chico para poner en la portada del video y así hacerlo más “llamativo” para su audiencia. Sin embargo, se le olvidó quitar esa parte en la edición y lo publicó íntegro; si bien lo bajó poco rato después, pero los cibernautas lograron capturarlo y compartieron el clip de esta real negligencia en las redes.

YouTube: Jordan Cheyenne

“Jordan Cheyenne es una abusadora de niños y los influencers tienen un estándar de escoria”, comentó un usuario en Twitter, mientras que otro complementó diciendo: “Jordan Cheyenne es un monstruo narcisista, y ese niño necesitará un buen terapeuta”.

El mismo día del video, Jordan publicó un video titulado como: “Estoy inmensamente decepcionada de mí misma”, y comentó que ha recibido amenazas de muerte y acoso en sus historias de Instagram. Finalmente, la mujer terminó borrando sus cuentas en dicha red y en YouTube, donde era seguida por medio millón de personas.

“Todo lo que me importa ahora es desconectarme completamente, cancelar todos mis videos y su monetización, y priorizar a mi hijo. Estoy asqueada con lo que hice y no hay ninguna excusa. Es terrible en muchas dimensiones. Amo a mi hijo más que cualquier cosa y me arrepentiré de este momento para siempre”.

—Jordan Cheyenne a Insider—

YouTube: Jordan Cheyenne

Ahora, cabe hacerse un par de preguntas: ¿Qué tan real es este arrepentimiento? ¿Habría hecho lo mismo de no haberse equivocado al subir el video? ¿Hay sinceridad en sus palabras?

Quizás nunca lo sepamos, pero el hecho de que Jordan haya caído en este horrible juego de la atención ya dice mucho de su persona, sobre todo al exponer de esa manera a su hijo.

Puede interesarte