Por Catalina Yob
23 marzo, 2017

«Mierda, ¿esta puta no piensa contestarme?».

A pesar de que sean muchos los que atentan contra los movimientos feministas que han surgido en los últimos años, nadie realmente debería ser capaz de negar las dificultades que conlleva ser una mujer en la sociedad actual. Desde salarios inferiores, hasta el peligro que representa caminar sin la compañía de un hombre.

Y no es que las mujeres nos sintamos débiles o no creamos que somos capaces de desenvolvernos solas por la vida, sino que hay quienes piensan de esta fatídica forma y siguen vulnerando nuestros derechos. Parece irrisorio pensar en asechar violentamente a un hombre tan sólo para que te hable o estimule tu ego por un par de segundos, pero lamentablemente hay quienes piensan que este actuar es completamente normal. 

Maxime Gaudet

Si eres mujer, definitivamente alguna vez en tu vida has experimentado la sensación del vulnerabilidad al pasar por un grupo de hombres, quienes de forma inmediata sienten la necesidad de gritarte algo o increparte por la ropa que traes. Este cortometraje, creado por Maxime Gaudet, retrata e ilustra las desafortunadas situaciones que debe atravesar una mujer cuando camina sola a casa, sin poder hacer absolutamente nada al respecto. 

Maxime Gaudet

El elemento más desgarrador y que debería avergonzarnos como sociedad es las consecuencias que puede traerle a una mujer que decide caminar sola, como si caminar fuese uno de los actos más peligrosos. En relación a esto,

El registro audiovisual muestra a una joven que tras una salida con sus amigos, debe caminar de vuelta a su casa completamente sola. Es allí cuando se encuentra con un chico que la trata de «puta», «perra» y la acosa de forma intermitente para que ella responda. Tras unos minutos, la vulnerabilidad con la que ha debido lidiar durante toda su vida, provoca que sienta temor cuando escucha gritos y un hombre insultando a otra mujer. 

Maxime Gaudet

Con una respiración agitada y paso firme, la joven mujer logra llegar a su casa. Al atravesar la puerta principal de su edificio, ella se toma unos segundos para respirar y agradecer tácitamente haber llegado a salvo a casa. Sube las escaleras y de forma irónica, le abre su novio quien le relata lo malo que estuvo su día. 

Maxime Gaudet
Maxime Gaudet

¿Crees que este tipo de situaciones son una realidad instaurada en la sociedad actual?

Puede interesarte