Por Fernanda Peña
24 febrero, 2017

Cada rinoceronte robado puede traducirse en 100 mil dólares en el mercado negro, y los cazadores harán cualquier cosa por ellos.

Ellas son las ‘Black Mambas’, un grupo que decidió tomar cartas en el asunto para ir en contra de la caza furtiva de rinocerontes (y otros animales) en el África. Y aunque en el mundo existen varios grupos con la misma causa, lo que hace a este muy especial es que se trata únicamente de mujeres, a quienes los hombres de esa zona consideran demasiado débiles para hacerse cargo de un rinoceronte.

Portan uniforme, y aprenden a disparar a larga distancia. Estas mujeres no están jugando.

«Yo quiero que mis hijos vean lo que yo he tenido la oportunidad de ver. Yo no quiero que ellos escuchen ‘allí solía haber un rinoceronte’, no.  Yo quiero que lo experimenten, que sientan la naturaleza, el amor de la naturaleza».

-explica una miembro de las Black Mamba.-

La actual preocupación de las Black Mambas, es trabajar para disminuir la caza de rinocerontes, porque según los estudios, podrían extinguirse a la vuelta de 10 años.

Las mujeres han ido ya en varias misiones contra los cazadores que no descansan hasta encontrar cómo abordar a los grandes ejemplares para obtener su cuerno. Y aunque se trata solo de seres humanos con ideales diferentes, estos encuentros resultan aterradores.

«Recuerdo la primera vez que fui en una misión nocturna en nuestro Patrol, estaba aterrorizada, tenía mucho miedo, y estábamos iluminando a través de los árboles, porque a veces los cazadores se esconden detrás de los árboles cuando escuchan que estás aquí».

-dijo otra miembro de las Black Mambas.-

Es increíble hasta donde puede llegar la avaricia del hombre.

 

Puede interesarte