Ojalá todos los países implementen este tipo de medidas para cuidar al planeta.

Cada vez aparecen más iniciativas en el mundo intentando poner freno a la contaminación. Ahora es el turno de Nueva York, que está implementando desde el 1 de enero de este año una iniciativa que prohibe la posesión, venta o uso de ciertos productos de espuma plástica.

Resulta que este material es mucho más difícil de reciclar, es por eso que el Departamento de Sanidad de la ciudad decidió tomar medidas al respecto asegurando que “los envases sucios, post-consumo y de espuma de alimentos y bebidas no se pueden reciclar de una manera que sea económicamente viable, ecológicamente eficaz y seguro para los empleados como parte del programa de reciclaje de la ciudad”.

Entonces, desde el 1 de enero, las tiendas, restaurantes y tiendas de alimentos móviles no podrán hacer uso de estos productos como tazas y platos para llevar.

AP

Sin embargo, como está recién comenzando, hay algunas excepciones, como por ejemplo el uso de recipientes de espuma que guardan alimentos preenvasados y ​​que se cierran herméticamente antes de que un restaurante o tienda los reciba. También se podrán seguir usando los recipientes de espuma que se usan para vender carne cruda, cerdo, pescado, mariscos o aves dentro de las carnicerías.

Y si vives en esa ciudad y estás preocupado por la espuma que utilizas al enviar artículos… relájate, tampoco están incluidos en la medida. 

AP

Y además como en todo, habrá un período de adaptación de seis meses, en el que las empresas irán eliminando poco a poco sus envases, hasta que el 1 de julio se implementará con todo, haciendo que los establecimientos que no cumplan con la norma reciban multas por cada notificación emitida en 12 meses. 

La primera sanción costará $250 dólares, la segunda $500 y la tercera o más será de $1000 dólares.

Así que ya sabes, si quieres contribuir al cuidado del planeta, mejor deja de usar esas espumas plásticas, que solo sirven para contaminar.

Puede interesarte