Por Ghalia Naim
19 diciembre, 2016

En 30 minutos lo dejó impecable.

Cuenta una leyenda de Alberta, Canadá, que renos gigantes se acercan a los autos sigilosamente para limpiarlos con sus largas lenguas. La gente solía contar esta historia y nadie les creía, pero gracias a la tecnología ahora es posible comprobar que la famosa “leyenda” es la pura verdad, solo basta ver estas fotos. Todas las personas que pasan por esa zona son víctimas del “autolavado” de los renos.

CJ Malan y su esposa Theresa iban camino al parque “Peter Lougheed Provincial Park”, cuando se detuvieron a ver los renos que pasean por el sitio.

facebook

De inmediato, uno de ellos se acercó al auto y comenzó a lamer el parabrisas y el resto del auto.

facebook
facebook

Y vaya que lo hizo bien.

facebook

No dejó ni rastro de mugre.

“Theresa se asustó al principio y yo pensé `no, no quiero que vengan´,pero después me di cuenta de que su único interés era lamer el vidrio”, comentó CJ  a un medio.

facebook

“Los vimos en la mitad de la calle y nos detuvimos a verlos. De pronto, uno de ellos se acercó y como si nada comenzó a lamer el auto. Terminó y se fue”, comentó Theresa.

Después de 30 minutos esperando a que el reno terminara de “probar el auto”, siguieron con su paseo.

Esto fue lo que grabó Theresa:

Posted by Theresa Malan on Thursday, December 15, 2016

¿Te ha pasado algo parecido?

Puede interesarte