Por Ghalia Naim
5 enero, 2017

Ah, y las islas del Caribe están repletas de ellos… ¡Ten cuidado!

La naturaleza es sabia, hasta la flor más delicada tiene un arma para protegerse (sino pregúntenle a las rosas), pero este árbol de verdad que exageró. El famoso “Árbol de la muerte” es muy popular en la historia de Centroamérica, pues los indios solían usar sus hojas para envenenar dardos y protegerse de los invasores. El nombre científico del árbol es Hippomane mancinella y, según el Instituto de Ciencias de Alimentos y Agricultura de Florida, Estados Unidos, Hippomane viene del griego “hippo” que significa caballo y “mane” que deriva de manía o locura.

El árbol es nativo de las Islas del Caribe y América Central.

En Florida abundan, por cierto.

Reinaldo Aguilar/Flickr

“Manzanilla de la muerte” es otro de sus nombres.

Tiene una savia lechosa altamente irritante. Estar cerca mientras hay viento, lluvia o simplemente apoyarse sería algo que lamentar. Su fruto causa tal deshidratación que puede ser mortal. Un estudio realizado por Nicola Strickland en 1999 para el British Medical Journal, demostró que sus efectos eran mortales.

Solo una de sus frutas puede matar a 20 personas si no se atienden con rapidez.

Gary Price/Flickr 

Es como una manzanita.

Thinkstock

En la antigüedad, los indios amarraban a los enemigos al árbol hasta que gritaban por el ardor.

Por cierto, está prohibido quemar estos árboles (no quiero ni pensar lo que pasaría…)

Creative Commons

Tiene el récord mundial Guinness por ser el más venenoso de todos.

No todo es malo, en períodos de sol baja su mortal poder y su madera es considerada toda una joya por la calidad.

Y bueno, lo han talado tanto que está en peligro de extinción.

J.B. Rapkins/Science Photo Library

Ya saben, si van al Caribe mejor fíjense en qué árbol se recuestan…

¡Cuidado!

Puede interesarte