Por Ghalia Naim
11 Abril, 2017

Adiós a la “tierra de osos”.

Luego de una tremenda disputa entre grupos ambientalistas y el gobierno de los Estados Unidos, la triste ley que permite disparar contra animales en hibernación en Alaska finalmente se hizo realidad. La propuesta hecha por el congresista Ronald Young fue revisada por el Senado y después firmada por el Presidente Donald Trump.

225 contra 193 votos decidieron desactivar los planes que el ex mandatario Barack Obama creó para la preservación de especies.

Ante la presión social causada por este horroroso acuerdo, el señor Young explicó que todo es por una razón política y de interés nacional:

“Debemos reconocer que esto no se trata de pequeños osos grises o polares, mucho menos de los bebés lobos que vemos en televisión. Esto tiene que ver con el derecho que posee el Estado para manejar ciertos problemas federales”.

Instagram
Instagram

El argumento del congresista fue más que desaprobado por la comunidad local, quienes aseguran que los únicos afectados son las especies en conservación.

Instagram

Estos osos no tuvieron muchas opciones…

Ahora, cualquier persona podrá agredir a cualquiera de estos animales salvajes con la excusa de sentirse “más seguro”. Es decir, podrán disparar directamente a sus refugios.

En Alaska, donde la caza es una tradición, hay 16 parques naturales en los que se prohíbe cualquier tipo de ataque contra la flora y fauna existente. Sin embargo, los integrantes del equipo más famoso de caza, la National Rifle Association, apoyaron 100% el poder arremeter contra animales con armas, trampas y cualquier instrumento con tal de “protegerse”.

Instagram

La naturaleza de Alaska está más vulnerable que nunca.

Wayne Pacelle, jefe de la organización Humane Society, aseguró que las zonas protegidas existen precisamente para que los animales puedan hacer vida sin amenazar a los humanos alrededor, de modo que usar las armas para “defenderse” no está justificado.

“Lo que la Casa Blanca hizo quedará grabado en la memoria de cada persona que ame a los animales. Si el Senado y el Presidente están de acuerdo, entonces ya veremos familias completas de osos y lobos muertas y cazadas en sus propios refugios”.

La indignación crece y las redes sociales tiene las pruebas:

Esta campaña se comenzó a mover:

“Los votantes recordarán quiénes votan para matar madres hibernando con sus hijos. Dile a tus representantes que voten NO”.

“Espero que vayas a Alaska a hacer tu deporte de cacería y seas asesinado por un oso. No te mereces otra cosa”.

“¿Ahora puedes matar a un oso hibernando en Alaska? Esto me pone furiosa, ¿cómo pueden ser tan crueles con los animales?”.

“Hoy puede matar a un oso que esté hibernando con sus crías en Alaska. Ahora puedes convertirte en un verdadero imbécil”. 

“Trump autorizó la caza de osos en Alaska, pero aún no la autoriza con los cerdos de su tipo”. 

Instagram

El presidente Donald Trump es un reconocido aficionado de la caza y ante su aprobación sólo queda luchar por revertir esta terrible situación. El problema de la nueva ley es que cualquier persona podrá asesinar a un animal con la excusa de salvar su vida, sin ninguna investigación o límite. Entonces, es prácticamente una puerta abierta para cazar sin compasión.

¿Qué opinas de esto?

Te puede interesar