Aprovechemos los desperdicios y transformémoslos en algo constructivo 🌱

Muchos están hartos de la contaminación del plástico y han decidido actuar ya sea reduciendo su consumo o colaborando directamente en limpiezas de zonas bastante afectadas que pueden perjudicar incluso a la flora y la fauna del planeta.

Malcolm Rendle es uno de ellos, quien se negó a quedarse de brazos cruzados luego de ver durante un paseo cómo el Rio de la Plata, en Argentina, estaba impregnado de kilos de botellas de plástico y otros residuos similares en la costa.

Así que, decidido a cambiar la nefasta escena, pensó en un proyecto que pudiera cambiar el destino de toda esa «basura». 

Malcolm Rendle
Malcolm Rendle

Así nació Bond Eyewear, una marca local que usa botellas recicladas para crear anteojos de sol y para graduación, construidos 100% de material reciclado. Por cada botella de plástico retirada del río, hay un par de gafas nuevas.

Malcolm Rendle

«Buscaba crear un producto que generara cero desperdicio y que, al usarlo, uno pudiera contar que está hecho de materiales reciclados. Así llegué a la idea de las gafas», relató el joven argentino que con su proyecto busca fomentar un vínculo entre las personas y el medio ambiente. 

Así tal vez se entusiasmen y quieran comprometerse también en su cuidado…

Instagram @Bold Eyewear

En este caso, todas las botellas que recoge Malcolm son llevadas a una planta de reciclaje donde son procesadas. Primero se trituran y luego se transforman en un filamento que ingresa a una impresora 3D donde se moldea y después queda listo para ser lijado y quitarle las imperfecciones.

Aunque cabe destacar que conserva una pequeña textura que le recuerda a quienes los usen de dónde provienen.

Instagram @Bold Eyewear

Ojalá hayan muchos proyectos de este tipo en el mundo, que busquen que los objetos no tengan fin, sino que sus desperdicios se aprovechen y se transformen en algo constructivo, tal como Bond Eyewear lo está haciendo.

Puede interesarte