Por Ghalia Naim
3 enero, 2017

“Luego de tragarse la zarigüeya, reposó por uno 30 minutos y se arrastró lentamente desde el árbol hasta más allá de nuestro jardín que conecta con la selva. Debo admitir que me alegra que su comida no fuera el gato del vecino”.

Las serpientes siempre me han parecido animales extraordinarios aunque debo admitir que son bastante grotescas a veces. No sé si es un asunto religioso, pero definitivamente estos reptiles nos causan una especie de amor/odio, sobre todo cuando vemos la forma en que comen. Las siguientes imágenes corresponden a la hora de almuerzo de una pitón de 2 metros de largo en Australia, pero esto no es lo peor. Lo terrible del asunto es que la serpiente se encontraba haciendo de las suyas justo afuera de de un conjunto residencial

David Reynolds escuchó unos ruidos extraños que provenían del jardín, pensó que se trataba de los perritos del vecino pero no, era algo mucho más grande que eso.

Se asomó por la ventana y encontró a una pitón de casi 2 metros de largo colgando de un árbol, mientras se devoraba una zarigüeya.

dailymail

David dice que primero la apretó con fuerza y no se explica cómo fue que abrió su pequeña boca hasta rodear la cabeza del animalito.

dailymail
dailymail

Todo el asunto tardó más de dos horas y David se quedó pálido de susto mientras tomaba fotos y grababa.

“Luego de tragarse la zarigüeya, reposó por uno 30 minutos y se arrastró lentamente desde el árbol hasta más allá de nuestro jardín que conecta con la selva. Debo admitir que me alegra que su comida no fuera el gato del vecino”.

dailymail

Buen provecho, cariño…

dailymail

¿Cómo hubieses reaccionado tú?

Puede interesarte