Por Teresa Donoso
24 julio, 2015

Si eres de esas chicas que sonríe internamente todo el tiempo y que nunca entiende las razones que tienen los demás para asumir que estás enojada, entonces esto es para ti. No puedes evitarlo, parece que tus músculos faciales simplemente funcionan de una forma diferente: muchas veces andarás caminando por ahí, comprando cosas en el supermercado, ejercitándote o simplemente sentada en tu escritorio y lo escucharás: “¿te pasa algo?” “¿estás molesta?” “¿dije algo que te molestase?” la respuesta a todas esas preguntas es siempre la misma: No y luego de un confuso segundo vuelves a preguntarte si acaso tu rostro lo hizo otra vez: demostrar tu felicidad sólo internamente.

1. La gente siempre cree que estás enojada

2. Puede que le parezcas intimidante a algunas personas

3. Hacer amigos puede ser un poco más complicado, especialmente si la gente asume que quizás no te caen bien

4. Puede que muchos crean que estás enojada con el mundo

5. Nunca faltarán los que te digan que deberías sonreír más, algo que a estas alturas te vuelve loca

http://imgur.com/nS60EYf.gi

6. Parece que no importa la emoción que estés sintiendo, tu cara sólo conoce una forma de expresarlas todas

7. A veces, si tienes que darle órdenes a alguien, puede que no se lo tomen muy bien

8. Tienes que esfozarte más de lo normal para dar una buena impresión

9. La gente asume que tienes un mal carácter

10. Sólo quienes te conocen de verdad saben diferenciar entre tu rostro normal y la cara que pones cuando estás feliz

Aunque al menos eso te ayuda a diferenciar entre quienes demuestran un real afecto por ti y los que siguen sintiendo demasiado miedo como para acercarse.

Puede interesarte