Por Candela Duato
16 enero, 2015

Este artículo fue originalmente escrito por Justin Ricklefs para Huffington Post.

1. Ella quiere que la ames

Ella quiere que la ames. Más de lo que pueda llegar a querer las cosas que le compras o las cosas que le enseñas. No hay nadie más en el planeta que pueda asumir tu papel como padre. Tu hija puede decepcionarte, cometer grandes errores, y tal vez incluso puede darte la espalda por un tiempo, pero que ni se te ocurra hacerle dudar de tu amor por ella. Mírala a los ojos y dile que la amas. Un montón.


2. Tú influyes en la elección de su futura pareja

Es un pensamiento aterrador, pero el tipo de hombre que eres para ella tendrá un impacto directo en la pareja con la que ella decida casarse algún día. Durante años, nuestra tercera hija me suplicaba que me casara con ella cuando fuera mayor. Tuve que explicarle que yo ya estaba casado con su increíble madre. Si estás haciendo las cosas bien, entonces ella querrá casarse con alguien como tú algún día.


3. Escucha su música

Cuando mis hijas están conmigo en el coche, solemos cantar canciones de Taylor Swift, One Direction, Katy Perry… ya entendiste a qué me refiero. Esta es música que jamás escucharía por mi cuenta pero cuando ellas se iluminan con estas canciones, yo me ilumino también.

papa


4. Ella se fija en cómo tratas a su mamá

Si tuvieras que elegir una sola cosa de esta lista, tendría que ser ésta. Lo mejor que puedes hacer por tu hija es amar también a su mamá. Es fácil enfocarse sólo en los niños, pero debes luchar por tu matrimonio y hacer de esto una prioridad.


5. No te alejes a medida que ella crezca

Nuestra hija mayor tiene casi 11, por lo que aún no ha llegado a la temida adolescencia, pero yo estoy listo para enfrentarla. Los papás que ya están más avanzados en el camino se arrepienten de no haber estado más emocionalmente involucrados en las vidas de sus hijas adolescentes. No niego que es incómodo para nosotros los padres, pero no me alejaré. La regla, los novios, las axilas afeitadas… lo que sea. No desaparezcan cuando sus emociones y cuerpos comiencen a cambiar.

papa4


6. Enséñale que no se trata sólo de ella

Algo increíble ocurre cuando nos damos cuenta de que el universo no gira alrededor de nosotros. No siempre somos un perfecto ejemplo a seguir, pero estamos tratando de mostrarles que la vida se vive mejor cuando simplemente nos entregamos a los demás.


7. Anda a verla a sus eventos

Como padres de hijas jóvenes, la mayoría de nosotros estamos construyendo carreras al mismo tiempo. Así que aunque no sea siempre posible, haz el esfuerzo para ir a sus eventos y actividades. Incluso si no se trata de tus cosas favoritas. Me gusta tanto un partido de fútbol como a cualquier hombre, pero aplaudo igual de fuerte en el recital de mi hija como lo haría en mi sofá viendo algún deporte.

papa7


8. Su corazón es más hermoso que su apariencia

¿Adivina qué, papá? Es tu trabajo decirle a tu hija que lo que hay en su interior es lo que hará que llegue lejos en la vida. En nuestra casa nos referimos al corazón, pero puede ser su carácter, su autoestima o su esencia, pero nunca su cuerpo.


9. No pestañees

Ella te llama papá. Disfruta de ese papel, porque el tiempo vuela.


10. ¿Me perdonas?

Me olvido de las cosas más veces de las que me gustaría admitir. Estoy haciendo mi mejor esfuerzo. Tú también. Pero cuando arruino las cosas o lastimo sus sentimientos, pido perdón. No es una simple disculpa, sino una súplica sincera de perdón. Intenta ser un papá que se pone a su nivel y admite que no tiene todo resuelto. Ella te perdonará por ello.

Visto en Huffington Post.

Puede interesarte