Por Francisco Armanet
6 abril, 2018

“Amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar los dos en la misma dirección”.

Para entender al ser humano no hace falta filosofar acerca de sus características más complejas. Los adultos hemos crecido en un mundo que avanza cada vez más rápido y tanto la competitividad como el “éxito” han ido alejándonos gradualmente del camino hacia la felicidad. Por eso, muchas veces un ejercicio práctico para reencontrarnos en la búsqueda por la plenitud y la sencillez, es retornar a nuestra infancia. Los niños son inocentes, puros, y sin duda alguna, ven el mundo desde otra perspectiva.

El escritor francés Antoine de Saint-Exupéry se dio cuenta de esto y utilizó dicho descubrimiento para escribir lo que, probablemente, es una de las novelas más sabias en la historia de la literatura. El libro, traducido a más de 180 idiomas alrededor del mundo, ha sido objeto de estudio tanto por adultos como por niños y sin lugar a dudas no dejará de leerse nunca.

Estas son las 10 enseñanzas de vida que dejó la maravillosa obra publicada en el año 1946.

1. Lo esencial es invisible para los ojos.

1
culturacolectiva.com

Muchas veces creemos que las cosas más importantes se encuentran en los bienes materiales. El dinero, una casa grande, autos de lujo, etc. Sin embargo, olvidamos que el bien más preciado del ser humano no se puede tocar ni medir. La felicidad, el amor, la bondad, el respeto, la generosidad, simplemente no se compran.


2. Valorar la simplicidad de las cosas.

culturacolectiva.com
culturacolectiva.com

Nunca olvidar que la capacidad de asombro es una virtud que pocos poseen. Nos llevará a no necesitar mucho y a contentarnos con lo que tenemos, como cuando éramos niños y bastaba con correr por el pasto o ver el sol esconderse tras el amor. Allí se encuentra la verdadera maravilla de la vida.


3. Uno siempre es responsable de lo que domestica

culturacolectiva.com
culturacolectiva.com

“Yo no te necesito, tú tampoco tienes la necesidad de mí, pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo”, le dijo el Principito a su amigo el zorro.


4. Conócete a ti mismo para saber hasta dónde puedes llegar.

diariocorreo.pe
diariocorreo.pe

“Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un sabio”. La autocrítica es fundamental. Difícil, pero fundamental.


5. Valora el amor de los demás como tu vida misma.

culturacolectiva.com
culturacolectiva.com

Alejado de su mundo, el Principito recuerda a la flor que abandonó en su planeta y se lamenta por ello. “Debí haberla juzgado por sus actos y no por sus palabras, me perfumaba, me iluminaba. Debí haberla adivinado de su ternura, detrás de sus pobres astucias. ¡Las flores son tan contradictorias! Pero yo era demasiado joven para saber amarla”.


6. Amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar los dos en la misma dirección.

culturacolectiva.com
culturacolectiva.com

Nunca encontraremos la felicidad en otra persona. Primero debemos estar felices con nosotros mismos para luego compartir esa alegría junto a alguien más. No se trata necesariamente de encontrar nuestra media naranja. Más bien ser dos frutas enteras y encaminarse hacia la felicidad en conjunto.


7. El dinero te ciega de la belleza.

culturacolectiva.com
culturacolectiva.com

“Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. Nunca ha olido una flor. Nunca ha contemplado una estrella. Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas. Se pasa el día diciendo: ‘Soy un hombre serio, soy un hombre serio’, lo que le hace hincharse de orgullo. ¡Pero eso no es un hombre, es un hongo!”, dijo el Principito”.


8. No valores a la gente por lo que tiene, sino por lo que es.

culturacolectiva.com
culturacolectiva.com

“A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan lo esencial del mismo. Nunca preguntan: ‘¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas? Pero en cambio preguntan: ¿Qué edad tiene? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre? Solamente con esos detalles creen conocerte”.


9. Lo más brillante de la vida no se compra con dinero.

culturacolectiva.com
culturacolectiva.com

“Durante el encuentro del Principito con el hombre de negocios, le pregunta sobre qué hace con todas las estrellas que posee. “Nada, sólo las poseo”, le responde el financiero. “Y ¿para qué te sirve poseer las estrellas?”, le dice el héroe ficticio. —Me sirve para ser mas rico. Para comprar más estrellas si alguien las encuentra. —Pero, ¿cómo se pueden poseer las estrellas?”.


10. Todas nuestras acciones tienen consecuencias.

Maximilliano Dallo Ilustración
Maximilliano Dallo Ilustración

“Nada en el universo sigue siendo igual si en alguna parte, no se sabe dónde, un cordero que no conocemos ha comido, o no, a una rosa”. Todo lo que ocurre y todo lo que hacemos, querámoslo o no, siempre tendrá repercusiones.


¿Qué te parecieron estas enseñanzas de vida de “El Principito”?

Puede interesarte