Por Carolina Mila
18 enero, 2015

1. Busca los momentos especiales (así parezca que no los hay)

Hay días que van a apestar. Los niños no se despertaron temprano, el perro se enfermó, las tareas del día anterior no se hicieron, dejaron sus almuerzos en la cocina… pero incluso en esos días molestosos hay cosas destacadas: los minutos extra que pudiste pasar con tus niños durante el desayuno, la manera en que se veían caminando juntos por el pasillo, la mirada en la cara de tu hijo cuando te vio de vuelta en la escuela yendo a dejar ese almuerzo olvidado. ¿Mientras tengamos algunos de esos momentos al día? Considera que ganaste. Porque hay muy pocos días perfectos como padres.


2. Domina el arte de decir que no

resolucionesmamaanonuevo5

Esa fue mi resolución el año pasado y estoy feliz de informar que fui exitosa en mantenerla por primera vez en mi vida. Las primeras semanas fueron las más difíciles, pero ahora soy una profesional. ¡A veces incluso hasta puedo decir que no sin disculparme! Repite después de mí: No, no puedo ser voluntaria. No, no puedo llevar en auto a tal persona. No, no puedo cocinar esos brownies de último minuto. No, no, no. (Disculpen.) Pero, no. ¡Tú puedes!


3. Evita las conversaciones sobre si estás gorda

Frente a tus hijos y frente a ti misma. No hagas dieta, come saludablemente de por vida. No hagas alboroto por ir al gimnasio, muévete más con tus hijos. Recuerda que la futura relación que tendrán con sus cuerpos viene de nosotros. (Nota a mí misma: practica lo que predicas.)


4. Pasa más tiempo individual con cada niño

resolucionesmamaanonuevo2

Con 3 niños, no siempre es fácil, pero cada vez que paso tiempo a solas con solo uno de ellos, agradezco el momento. Es increíble lo mucho menos molesto que puede ser un niño sin competir con sus hermanos o hermanas por atención. Toma el tiempo donde puedas, licencias por enfermedad, un viaje al supermercado, etc. La salida no tiene que ser significativa para ser especial.


5. Deja de competir con otras madres

Las galletas caseras que hicieron desde cero no hace que los brownies que compraste en la tiendan tengan peor sabor, y ciertamente no te hacen peor mamá. Usa a aquellos que son perfectos a tu ventaja, hacen compañeros de viaje de confianza, buenos anfitriones de cenas y los chaperones ideales. Además, una vez que los conoces, no son realmente perfectos.


6. No te preocupes por las cosas pequeñas

resolucionesmamaanonuevo3

¿Vale la pena perder la paciencia por un poco de mugre en la alfombra? No. ¿Realmente importa si tu hijo usa la misma polera día tras día tras día? No. ¿Alguna vez verás el fondo de la cesta de ropa sucia? No. Guarda la preocupación por las cosas que realmente importan.


7. Aparece en la fotografía

Aprende a salir en todas las fotografías.


8. Haz algo con esas fotografías digitales

resolucionesmamaanonuevo9

Una vez participé en una conferencia de blogs y alguien preguntó cuál es la mejor cámara para tomar fotografías de niños. El fotógrafo (cuyo nombre no puedo recordar, maldición) respondió: “La cámara que tengas contigo.” ¡La respuesta perfecta! La fotografía digital nos permite capturar muchas más tomas de calidad que nunca antes, el único problema es que imprimimos muy pocas de ellas. ¿Cuál es el punto de eso?


9. Ríe más. Ríe con tus hijos, con tu pareja, contigo misma

Reírse es muchísimo mejor que llorar, después de todo, y las líneas valen la pena.


10. Mejora tu rutina de cuidado de la piel. (Para ello puede servirte el punto anterior)

Visto en Scary Mommy y Weheartit

 

Puede interesarte