Por Laura Silva
23 agosto, 2016

No le huyas más al compromiso.

Una relación estable requiere de tiempo y dedicación, no es fácil. Pero también conlleva muchos beneficios tan duraderos como la relación misma. Aunque lo primero en lo que pienses cuando escuches la palabra ‘estable’ sea en monotonía y cotidianidad, si superas ese miedo a la rutina descubrirás lo mejor que hay en un compromiso.

1. Aprender a valorar las pequeñas cosas.


Un anillo de diamantes es valioso, sí, pero también lo es un desayuno servido en la cama.


2. Tener más confianza para afrontar diferentes retos.


Cuentas con alguien que te apoya de forma incondicional.


3. Ser una persona más feliz.


Y alguien te alegrará en momentos difíciles.


4. Sentiras el valor de la lealtad.


Nada como la confianza.


5. Perderás el temor a, precisamente, la pérdida.


Si siempre actúas de forma honesta no hay nada que temer. Pase lo que pase tendrás el bienestar de saber que lo hiciste bien.


6. Podrás ser transparente.


Pocas veces se tiene la oportunidad de mostrarse tal y como se es, así que aprovéchala.


7. Construir logros en equipo.


Ahora tienes un aliado para perseguir tus metas.


8. Demostrarás que se puede confiar en ti.


Y esto no tiene precio.


9. Sabes que alguien te apoya.


Sin importar las circunstancias.


10. Planificarás una vida a largo plazo.


Claro que esto también se puede hacer por fuera de una relación, pero otros objetivos pueden aparecer a la vista.

¿Qué añadirías a esta lista?

Puede interesarte