Por Teresa Donoso
29 abril, 2015

Siguen siendo mi segunda familia.

Mis amigas son mis hermanas, es así de claro. Ellas han cuidado de mi cada vez que lo he necesitado, me han apoyado en todo, sin importar lo que fuese, han estado a mi lado para reír y para llorar, han amenazado a distintos chicos que si no me cuidaban se las verían con ellas (y han cumplido sus amenazas) y me han acompañado a través de las cosas buenas y malas que me han ocurrido en la vida.

Hoy en día nos separan kilómetros de distancia y distintos planes para nuestras vidas, sin embargo, seguimos estando juntas en pensamiento, en espíritu y en el amor que por siempre nos unirá.

Sé que no nos vemos tan a menudo y que no siempre es posible hablar cada vez que queremos, pero quiero que sepan que son parte constante de mi día y que pienso en ustedes siempre.

Estos son algunos de los momentos en los cuales más las extraño.

1. Cuando me pasa algo increíble y sólo quiero abrazarlas y hacer un pequeño baile de la victoria

515

2. Cuando me pasa algo horrible y sólo quiero llorar

525

3. Cuando me gusta un chico y no estoy segura de si es una buena opción

524

4. Cuando mi jefe me da más trabajo del que puedo soportar

523

5. Cuando extraño mi hogar

522

6. Cuando necesito un abrazo muy apretado

521

7. Cuando me quiero poner algo nuevo y no sé si me queda bien

520

8. Cuando veo algo gracioso en la calle y me termino riendo sola

519

9. Cuando necesito quedarme un fin de semana entero en casa viendo películas y comiendo comida basura

518

10. Cuando no estoy segura de si lo que estoy haciendo está bien

517

11. Cuando extraño a su familia, porque también es como si fuesen mi familia

516

12. En todo momento las extraño porque no hay nadie que me comprenda mejor que ellas

528

Puede interesarte