Por Teresa Donoso
25 junio, 2015

Así que has llegado a esta edad y simplemente ya no podrías decir que eres una niña. Has pasado por el temido purgatorio de ser demasiado grande para las cosas de pequeñas y demasiado pequeña para las cosas de adultos y si bien eso te alivia bastante, no pensabas que tendrías que enfrentarte a la adultez de esta forma ni tan pronto. De hecho, si somos honestas, pensaste que había muchas cosas que ya no serían un problema, sin embargo, sigues queriendo muchas de las cosas que querías antes y preguntándote si deberías comer el postre antes de la cena o si deberías intentar comportarte.

Bienvenida a la adultez, donde seguimos siendo igual de pequeños con antes, pero tenemos cuerpos más grandes y donde comprendes que realmente no existe un paso marcado de una edad a otra.

1. Por alguna extraña razón, ser adulta no tiene nada que ver con lo que pensabas

2076

@Cookiek

De hecho, sigues sintiéndote igual que antes, es decir: muy no adulta y extremadamente adolescente.


2. Aún sigues queriendo todas esas maravillosas cosas nuevas

Y aunque antes eran juguetes y ahora no, es un poco más complicado porque tienes que pagarlos con tu propio dinero.


3. Sigues sin querer salir de tu cama la mayor parte de los días

2078

@Cookiek

Sin embargo, ahora tienes que obligarte a hacerlo porque tienes clases a las que ir o un trabajo que mantener.


4. Ser adulto no hace que seas mágicamente responsable

De hecho, sólo te da la posibilidad te escoger hacer todo lo que quieras, algo que muchas veces no es de lo mejor, considerando tu poca fuerza de voluntad.


5. Muchas veces te sigues preguntando si tus padres realmente tienen razón

2074

@Cookiek

O si por esta vez deberías permitirte confiar en tu juicio, después de todo, ya eres grande.


6. Sigues queriendo caerle bien a todos

Y aunque sabes que es imposible, no puedes dejar de sentir que todo sigue pareciéndose mucho a la escuela.


7. Sigues sin poder obligarte a comer toda esa comida saludable que deberías consumir

2077

@Cookiek

Pero bueno, simplemente sigues sin querer comer tu brócoli y no hay mucho que hacer al respecto.


8. Usar tacones, si es que no aprendiste a usarlos antes, seguirá siendo difícil

Solía creer que una vez que tuviera cierta edad mágicamente podría ser tacones pero no, sigue siendo igual de imposible que cuando tenía 7, 15 y 18. Algunas cosas no cambian, supongo.


9. Muchas veces te preguntas que pasaría si simplemente comieras desayuno en cada una de tus comidas del día

2072

@Cookiek

Después de todo, dicen que es la comida más importante del día ¿no?


10. Sigues sin entender todas esas cosas que deberías entender

Como los impuestos, o la cantidad de dinero que debes ahorrar cada mes o si es que algo es caro o no.


11. Y te preguntas si realmente has llegado a la edad en la que todo debería parecer claro

2075

@Cookiek

El trabajo que quieres tener, el hombre con el que te quieres casar… todo sigue siendo muy confuso.


12. Pero al final, como con todo, sabes que es una etapa más de la vida y aunque has aprendido de la manera más difícil que nadie sabe realmente como ser el mejor adulto, confías en ti misma.

No por nada has logrado llegar hasta aquí ¿cierto? Así que ponte de pie y sonríe, porque la adultez ha llegado para quedarse.

Puede interesarte