Por Teresa Donoso
1 junio, 2015

En ocasiones la vida puede más y nos encontramos atrapadas en una constante rutina de ir de casa al trabajo y del trabajo a casa. ¿Cuando fue la última vez que comiste algo delicioso y recién cocinado? ¿la última vez que no sentiste que tendrías que beber al menos 3 tazas de café para sobrevivir hasta la hora del almuerzo? Eso fue lo que pensé. Si has comenzado a pensarlo mejor, puede que te acabes de dar cuenta que ese «No estoy estresada» no sea tan real como parezca.

Estos son algunos de los signos que lo prueban.

1. Te despiertas cansada todo los días

1448

@confetticandy

No hay forma de ganarle al cansancio que sientes y no importa si duermes 7 o 11 horas. El resultado siempre es el mismo.


2. Tu productividad y rendimiento ha bajado

Te demoras el doble o el triple en hacer las mismas tareas de antes y sientes que tus niveles de concentración han disminuido.


3. Te quedas dormida en cualquier lugar

1447

Charlotte Brialmont

El transporte público, algún cómodo sillón e incluso algunas veces comienzas a sentir mucho sueño en tu escritorio.


4. Hace mucho que no comes una comida real y decente

Todo es recalentado, sobras o comprado en la tienda de la esquina. Tu cuerpo realmente necesita un poco de comida fresca.


5. Bebes demasiado café

1452

@Danilandia

Y estás dispuesta a beber todo el que sea necesario para poder terminar ese proyecto que tanto te apura.


6. Te cuesta manejar y soportar los cambios repentinos

Tu tolerancia ha bajado enormemente y si te vuelven a decir que han cambiado el formato del informe que estás preparando nuevamente te pondrás a llorar.


7. Te sientes angustiada

1451

@vicky_su

Es una sensación que te persigue constantemente y ya no sabes que hacer para librarte de ella.


8. A pesar de que estás cansada tu cerebro sigue creando listas de cosas para hacer

Pones la cabeza en la almohada y tu cerebro comienza a hacer extensas listas de cosas que bajo ningún punto puedes olvidar. Cuando al fin te quedas dormida no logras tener un sueño reparador tampoco.


9. Le tienes pánico a quedarte dormida

1446

@AnnaDMonkey

Tu terror es no escuchar el despertador y muchas veces lo revisarás repetidamente pensando que no lo escuchaste.


10. Sientes que todo lo que tienes que hacer es más de lo que puedes

Realmente te sientes presionada más allá de lo que puedes dar  y muchas veces te preguntas si es que acaso lo lograrás.


11. Sientes que el tiempo pasa muy lento y al mismo tiempo, demasiado rápido

1450

@drgilledermanny

Esa fecha de entrega se te viene encima a toda velocidad, sin embargo, las horas que pasas trabajando se te hacen increíblemente eternas.


12. Te asusta revisar tu correo electrónico

Ya tienes demasiadas cosas en tu lista mental y no quieres añadirle nada más. Si no lo ves, no cuenta ¿cierto?

Si sientes que más de la mitad de esta lista se aplica a tu vida diaria quizás sea tiempo de reconsiderar tu rutina y darte más tiempo para descansar. No olvides que el mundo no se acaba aquí y que siempre hay luz al final del túnel, especialmente si estás lidiando con algún proyecto estresante en este momento. Intentar dormir más, ser más amable contigo misma y asegúrate de alimentarte bien, porque es lo que tu cuerpo más necesita en este momento.

Puede interesarte