Por Emilia García
24 diciembre, 2014

iStock_000046109276_Large

Todos sabemos que hay ciertas cosas que los padres suelen decir y que molestan en exceso a las personas sin hijos. Cosas como cuán difícil es la vida con niños (eso sugiere que las personas sin hijos no tienen nada de qué quejarse) y cómo nuestras vidas antes de tener hijos no tenían sentido. (Apuesto a que eso los hace sentir súper bien). Como antes era una de esas personas sin niños, entiendo completamente por qué la gente quiere que dejemos de decir este tipo de cosas. Así como hay cosas desagradables que los padres suelen decirles a los que no tienen hijos, también hay cosas que los que no tienen hijos nunca deberían decirle a los padres.

1. ¡No! De ninguna manera. Nunca en la vida quiero tener hijos

No se los digas, aunque lo pienses. Por lo menos no de esa manera. Estarás implicando que te parece que sus vidas son asquerosas, insignificantes, molestas, un desperdicio  y  monótonas. Y nadie quiere oír eso.


 2. ¿Cómo es posible que todavía no hayas visto esa película / escuchado esa canción / leído ese libro? ¡Hace semanas que todo el mundo habla de ellos!

Sí. Lo creas o no, los padres a menudo no tienen tiempo para ver una película o ir a comprar un álbum de música o estar a solas para leer un libro. Ahora sus prioridades han cambiado. Probablemente nunca vea esa película de la que estás hablando, ni lean ese libro ni escuchen esa canción. En toda su vida.


 3. Ahora nunca me llamas

No seas una novia celosa. En realidad, mantener a alguien vivo requiere de mucha energía. Mientras tú estás pensando qué hacer ese sábado en la noche, ellos están cuidando que los niños no se caigan por las escaleras ni que bailen sobre la mesa al lado de los fogones encendidos. Intenta llamarlos tú.


 4. Tenemos planeada una tarde de picnic en el patio trasero, pero es un evento estrictamente para adultos

Probablemente, si haces un evento sin niños, todos los padres se sentirán excluidos. Pero aunque no todas las reuniones son adecuadas para los niños, las barbacoas, picnics y demás actividades al aire libre sí lo son.


 5. Debe ser muy relajante estar en casa todo el día con los niñosiStock_000050885806_Large-copia

“Sí, lo es”. Escribe la bloggera Lola Lolita para Scary Mommy. “De la misma manera en que frustrar una conquista extraterrestre apocalíptica puede ser relajante también. Es maravilloso; no me malinterpreten. Pero se vuelve demasiado pesado después de un tiempo. Intenten ver 12 horas seguidas de Dora la Exploradora. Se parece mucho a eso.”


 8. ¡No sean aburridos! ¡Están sin los niños esta noche!

Los padres son seres que tienden a vivir en deuda con sus horas de sueño. Así que si tienen un chance para dormir seguramente no lo dejarán pasar. Además, los niños no estarán esta noche, pero estarán la siguiente, y la siguiente. Y tú seguramente no querrás cuidarlos a ellos ni siquiera un ratito para que sus padres descansen. Así que no insistas.


 9. ¡Ese niño está fuera de control!

Todos los niños están fuera de control. Completamente fuera de control. Sí, los niños son incontrolables a veces. Se llama “carecer de la capacidad para razonar de manera abstracta” y ¡ser un niño! Es distinto si una pareja con hijos se queja de los hijos de otra pareja, pero la gente sin niños no puede hacerlo. Es como cuando las personas molestan a sus hermanos, está bien que ellos lo hagan, pero no está bien si alguien más lo hace. Así son las reglas.


 10. Traten de llegar a la hora

Aunque pueda sonar como un comentario inocente, puede sonar como: ¡Por Dios! ¿Crees que podrías hacer un mínimo esfuerzo para mantener un horario? ¿Qué tan difícil puede ser subir a un diminuto ser humano a un auto y conducir? La respuesta es: difícil. Muy, muy difícil. No se trata de sólo de subir a un ser humano al auto. También se trata de la sillita, las botellas, la fórmula, la comida del bebé, los pañales, las toallitas, el cambio de ropa, la crema para piel irritada, el termómetro, el succionador de mocos, el Benadryl, las mantas y los juguetes.


 11. No te invité, porque nunca puedes

No dejes de invitar a tus amigos con hijos. Llegará el día o noche o fin de semana en que podrán asistir. Y entonces serán como unos adolescentes a los que sus propios padres los han dejado salir por primera vez.


 12. Se ven cansados. ¿Se sienten bien?

iStock_000046408534_Large-copia

No les preguntes eso. Seguramente han pasado toda la noche limpiando vómito y popó, y lo más raro será, que en realidad sí están bien. Porque para ellos eso es estar perfectamente. 


 13. Bueno, cuando tenga hijos, voy a ____, y mis hijos nunca van a ____, y las reglas serán ____

No les digas eso a menos de que quieras que te manden a la _______.

Visto en Scary Mommy

Puede interesarte