Por Andrea Araya Moya
25 junio, 2015

1. Te das cuenta de que olvidaste tu café justo cuando ya no puedes hacer nada

2. Te comienzas a sentir extraña y te da sueño de repente

3. Comienzas a creer que este será tu peor día y sólo porque olvidaste tu café

4. Y luego tratas de convencerte a ti misma que podrás superarlo

5. Todo esto mientras te duele la cabeza y no sabes por qué

6. Sí, quizá sea porque olvidaste tu café, o quizá no

7. Y de repente todos llevan café justo cuando tú olvidaste el tuyo

8. Y tu humor comienza a cambiar y te alteras por todo

9. Pero luego respiras y piensas que sólo es por ese bendito café que olvidaste

10. Y de hecho hasta piensas que luces horrorosa y necesitas dormir una siesta

11. Sientes el olor a café en todas partes

12. Y comienzas a pensar en cuánto tardarías en llegar a la tienda más cercana para comprar un café

13. Porque estás segura de que es absolutamente necesario

14. Aunque luego te dices a ti misma que podrás sobrevivir sin tu café, por hoy

15. No aguantas más y vas a cualquier tienda y compras tu café preferido

Puede interesarte