Por Laura Silva
5 septiembre, 2016

Hasta algunos hombres tienen más pechos que yo. Pero bueno, así es la vida…

Hace ya varios años comencé a pensar seriamente en ponerme implante de senos. En un principio, la idea me pareció altamente atractiva, sin embargo, no sé si por envidia o qué otra cosa, mis amigas nunca estuvieron muy de acuerdo con la idea. Recuerdo que luché durante prácticamente toda mi adolescencia contra el hecho de que ahí no había nada mucho. En el colegio escuchaba que yo era la mas “plana” de mi curso y, lo que para muchos podía ser algo verdaderamente insignificante, para mí se convirtió en una pesadilla. Pero bueno, desde ese entonces ya ha pasado casi una década y hoy ya me he acostumbrado a la vida tal cual es. 

Es tanto así, que he decidido contar cuáles son las 15 situaciones que toda chica que tiene los pechos pequeños inevitablemente ha vivido. ¡A cerrar los brazos, señoritas!

1. Siempre queda el inevitable espacio entre los sostenes y nuestros pechos.

dani_n_mason / Via instagram.com
dani_n_mason / Via instagram

¡Si tan sólo fuera distinto!


2. Si alguien se tropieza contigo, literalmente rebota de todo el “colchón” que hay en nuestros sostenes.

Hasta la vista, baby.


3. Usar petos deportivos es lo peor…  Realmente no hay nada.

labhnyc / Via instagram.com
labhnyc / Via instagram

Es verdad, no tengo senos…


4. Si pierdes peso, definitivamente lo primero en adelgazar son tus pechos.

Dios, piedad de mí, por favor.


5. Si no usas sostenes, nadie se da cuenta.

“¡Qué linda estás hoy día!”. Si tan sólo supiera este idiota…


6. Todos asumen que usamos uno sobre el otro…

i_said_sara / Via instagram.com
i_said_sara / Via instagram

Y no SIEMPRE es así….


7. Si tu pareja quiere algo de qué agarrarse, nunca será de tus pechos…

Piernas y trasero, piernas y trasero…


8. Estamos acostumbradas a cerrar nuestros brazos y apretar con fuerza para crear un indicio de pechos.

 

Sí, nosotras hacemos eso.


9. Siempre necesitamos un sostén más chico y un calzón más grande.

Especialmente cuando se trata de bikinis…


10. Acostarse de espalda hace que desaparezcan completamente.

Instagram
Instagram

Mira, soy una hechicera de verdad.


11. Alguna vez creímos que los hombres nunca se quedarían mirando nuestros pechos.

Pero la verdad es que hay muchos que no discriminan tamaño.


12. A veces nos sentimos como esa adolescente lista para empezar a madurar…

ABC
ABC

Algún día saldrán de ahí… Estoy segura.


13. Pero tratamos de verle el lado positivo.


Las mujeres son senos pequeños podemos dormir de panza a la cama. ¿Quiénes son las ganadoras aquí?


14. Nunca tendremos problemas a la espalda.


Ni a los hombros, ni a nada.


 

Puede interesarte