Por Andrea Araya Moya
20 junio, 2016

¿Que qué talla soy? ¡No tengo idea!

Nunca has tenido claro si eres una chica delgada, curvilínea o gorda. Ni siquiera sabes con exactitud cuál es tu talla de pantalones exacta, pues siempre tienes el problema de que nunca encuentras el pantalón perfecto o la blusa indicada. Además, si alguien te pregunta cuál es tu peso ideal, tampoco lo sabes, pues no eres ni gorda ni delgada.

1. Nunca sabes bien qué talla eres, pues tu cuerpo no es nada convencional


2. Siempre hay ropa que te queda demasiado grande… o demasiado pequeña


3. Comprar ropa online simplemente no es buena idea


4. Cuando la gente te dice que estás gorda, tú crees que eres delgada, y viceversa


5. Nunca decides rápido qué ponerte para salir


6. No tienes idea de cuál es tu peso ideal


7. No sabes si eres “plus size” o “skinny”, pues ninguna te define


8. No puedes sentirte ni gorda ni delgada, porque estás justo en el medio


9. Siempre que vas de compras tienes que tomar la misma prenda en talla grande y otra de talla pequeña, para ver cuál es la que te queda


10. Ninguna de las chicas que salen en televisión o revistas es como tú


11. En las fotos siempre sales o gorda, o muy delgada


12. Y, cuando luces increíble, no puedes evitar sentirte “gordita”


13. Siempre estás a dieta… y siempre te preguntas por qué


14. Cuando encuentras el pantalón de tu talla exacta lo compras en varios colores, para variar


15. La idea de comprar un bikini o ropa nueva es simplemente estresante


16. Sabes que dentro de ti vive una persona gorda y una delgada, pero cuando ambas se ponen de acuerdo, luces ¡increíble!

Puede interesarte